Gastronomía

@la comensala

Semana del 17 de febrero de 2013.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

 

Pastamore


Hace un par de semanas les contamos en esta página del regreso a Chile del chef Ennio Carota y su mercatino Pastamore. Allí también se puede comer, y como unos amigos gourmets me lo recomendaron con pasión, sentí que tenía que conocerlo. Al día siguiente fui a almorzar con dos colegas, y lo gracioso es que mis amigos también estaban allí… El lugar es muy lindo y cálido. A un lado están las estanterías con productos italianos (pastas, tomates en conserva, funghi porcini, aceite de oliva, etc., todo a buen precio); al otro, afiches de Sophia Loren, y al medio, las mesas sencillas. Al fondo, la cocina a la vista y vitrinas con los productos frescos que también venden, como jamones y pastas para llevar. Aún no tienen patente de alcoholes… Para mala suerte de nosotros, ese día no hubo pasta fresca porque la hacen al momento y el chef tuvo que salir esa mañana. De la carta de verano partimos probando una pechuga de pavo con salsa de atún y abundante ensalada de hojas verdes, en la que me hubiera gustado un poco más de salsa de atún. La mozzarella di bufala con tomate confitado y hojas verdes estaba superlativa. También pedimos una ensalada de salmón ahumado con queso de cabra, aceitunas negras asadas y tomate confitado. Aunque salmón y tomate no nos parecía una mezcla tan rica, funcionaba muy bien, y todo estaba correctamente dosificado en el plato. Como fondo probamos los penne a la putanesca (tomate, ajo, alcaparras, aceitunas negras, perejil picado, aceite de oliva), bien hechos, pero no nos mataron. Debe ser que me quedé con las ganas de la pasta fresca y la rellena, que me encanta. Entremedio, Ennio y su mujer, Marisa, atendían las mesas, viendo que todo funcionara. De postre, una pannacotta exquisita, un muy buen tiramisú y un goloso cremino de chocolate. Si bien me quedé con las ganas de algunas cosas, me fascinó el espíritu de Pastamore: un lugar donde comer bien tiene que ver con la frescura de los ingredientes, los sabores caseros y el cariño que se pone al preparar cada plato. Como para volver.

Consumo: todo lo descrito + 1 botella de agua: $33.500. Pastamore Las Tranqueras 1352 A, Vitacura, 2886 2236 nota:62

Verano picante


Inspirada en la playa y el sol, la marca Tabasco mezcló ajíes con mango y papaya para obtener un picante con estilo y sabor caribeños. Ideal para condimentar comidas fuertes y realzar el sabor de platos agridulces o hasta para agregar unas gotitas a una pizza o a los huevos revueltos. Sabores que se suman a las ya tradicionales salsas Tabasco roja, verde, ají jalapeño y ajo. Tabasco Habanero.

En supermercados. $2.000 aproximadamente los 60 ml.

Desde el norte de Italia, Signore


Da gusto cuando abren nuevas pizzerías, pero de las de verdad, donde la masa es la pieza fundamental, como el arroz para el sushi. La masa de las pizzas en Signore tiene una fermentación de 72 horas, lo que la hace ultraliviana al paladar y al estómago. La salsa y gran parte de los quesos (mozzarella, buffala, grana padano) son traídos desde Italia. El jamón crudo y el salmón son producidos por pequeños productores y vienen de regiones, y por ello las pizzas llevan nombres como Patagonia, Valdiviana y Olas del Pacífico. Me gustaron mucho y las recomiendo.

Avenida Vitacura 2615, Las Condes. Teléfono 2717 6985.

Glayva, licor de whisky


En gaélico, Glayva significa ‘muy bueno’. Este licor, producido en Edimburgo, fusiona maltas de whisky escocés con exóticas especias del Oriente, con un resultado más suave y dulce. Puede tomarse solo o en cóctel.

Aquí uno para atreverse:

Glayva y manzana 1 medida de Glayva, 3 medidas de jugo de manzana. Vaciar el jugo de manzana sobre el vaso con Glayva, agregar hielo y beber.

Bocanariz


El año 2012 fue elegida como una de las mejores cartas de vinos por la célebre revista Wine Spectator, y este año sus 327 etiquetas y 40 preparaciones probablemente volverán a conquistar el podio. Novedades como el Mouvedre de Santa Carolina o País de Quenehuao, del francés Louis Antoine-Luyt, armonizan con platos ordenados por nueve sabores: yodado, ligero, madurado, ahumado, cremoso, agridulce, especiado, guisado y dulce. O sea en gustos, para todos.

Avda. José Victorino Lastarria 276, Santiago. Teléfono 2638

Marrasquino Ice Cream & Coffee Shop


Esta heladería iquiqueña lleva poco más de un año abierta y se ha ganado la pegatina de “recomendado por TripAdvisor”. Muy buen comienzo, pues son los mismos comensales quienes certifican la calidad. La variedad de helados supera la veintena, todos naturales y algunos sabores locales como maracuyá y mango, además de opciones light. Un par de ideas para probar son bombón marrasquino (café expresso con nutella, espuma de leche y cacao en polvo) o el waffle marrasquino (mermelada casera de mango, helado, salsa de caramelo y quínoa confitada).

Avenida Arturo Prat 3082, local 4, edificio Agua Marina 1, Iquique. (57) 217958.

Libros de cocina Origo


Con una superatractiva presentación, editorial Origo tiene en librerías una amplia colección de textos de cocina. Hay cocina chilena, peruana, árabe, japonesa, criolla y asados, pero también pescados y mariscos, aperitivos, postres y recetas saludables. Los libros -desarrollados por destacados chefs como Roberto Marín, Emilio Peschiera y Héctor Salgado- cuentan con provocativas fotos y las preparaciones están escritas ‘en chileno’.

En librerías Antártica: cada título cuesta $9.990