Moda

Brillos… a la calle

Cristales falsos y verdaderos, mostacillas, botones y piedras preciosas se han apoderado de las últimas colecciones príªt-í -porter, sobre todo durante las pasarelas primavera-verano 2012, y como tendencia se mantendrán vigentes hasta nuestro invierno.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Paul Poiret el año 1912; Elsa Schiaparelli en los años 30 y el maestro de la moda, Cristóbal Balenciaga, en 1962. Todos han creado diseños que, con más o menos adornos preciosos, han marcado un precedente. Verdaderas obras de artesanía, únicas e irrepetibles. En el presente, una propuesta llena de glamour presentó Lanvin, a cargo de la dirección creativa de Alber Elbaz, con vestidos tubo con detalles de piedras doradas que recorren el cuerpo subiendo hasta el cuello, dibujando la silueta de una serpiente, y otros diseños cubiertos de espejos y decorados brillantes. En otra línea, más barroca y colorida, Domenico Dolce y Stefano Gabbana propusieron, en Milán, desde conjuntos estampados con botones protagonistas hasta vestidos, faldas y corsés perfectamente adornados con cristales en diferentes tonos como rojo, verde, azul y negro.

La primera colección de Olivier Rousteing para Balmain no dejó de lado el brillo característico de la firma. Según Nicole Helps, de Style.com, “Rousteing se inspiró en los trajes cubiertos de diamantes falsos de Nudie Cohns y en las tenidas tradicionales de los toreros”. Desde Londres, Christoher Kane mostró la alternativa más adorable. Entre colores pasteles, organzas y estampados de flores, Kane culminó la pasarela con piezas que gracias al juego de mostacillas dejaban a la vista un estampado inédito. La prenda ‘it’ fue un short con adornos brillantes, que meses más tarde la bloguera y experta en proyectos ‘hágalo usted mismo’ Erica Domesek publicó en su sitio web Psimadethis.com un tutorial, explicando cómo hacerlo en casa.

En Chile, dos diseñadores trabajan este tipo de decorados en sus creaciones. Lupe Gajardo, quien ha desarrollado su marca homónima desde hace tres años, los aplica a sus vestidos de fiesta y de novias. Demora hasta tres semanas en realizar un vestido, un tercio de este periodo lo dedica a la pasamanería. “El brillo siempre será sinónimo de volumen, porque refleja la luz. No se debe utilizar en las zonas que uno no quiere resaltar”, asegura. El diseñador nacional Juan Failer, quien también utiliza esta técnica, explica uno de los principales usos de la bisutería en la moda: “Sirve para formar una silueta, pero dependerá de cómo se utilicen las piedras y del dibujo que se forme en el cuerpo. Si pones unas piedras opacas en la cintura puedes lograr disminuirla”.

De las pasarelas al street style


En la semana de la moda otoño-invierno 2012-2013 de Londres, la modelo y embajadora de la British Council Fashion, Laura Bailey, vistió un modelo de Christopher Kane perfecto  para un look diurno. La modelo Dree Hemingway asistió a Coachella con un colorido outfit de Dolce & Gabbana; además del fuerte estampado destacaban los botones,  que funcionaban como verdaderas joyas. Para la semana de la moda de alta costura de París, la escritora y consultora fashion Miroslava Duma exhibió un vestido de la diseñadora rusa Vika Gazinskaya, con detalles en el cuello.