Belleza

El maquillaje para mí­ es…

Todas están conectadas con la belleza, el wellness, la vida saludable o la estética. Por eso quisimos saber cómo se relacionan con el maquillaje. Si menos o más. Si se atreven a jugar o son más conservadoras. Aquí­ sus experiencias.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Fotos: Alfonsina Riffo / Maquillaje: Rosario Valenzuela

Pamela Fidalgo


Chef ejecutiva de Coquinaria

“Siempre ha sido un juego. Cuando yo era niña mi mamá tenía miles de maquillajes y a punta de pelea con mi vieja los probaba todos. Ella fue la primera en enseñarme. Para mí es una costumbre adquirida, una actividad diaria, como vestirme, bañarme o ponerme los zapatos. ¡Me encanta! Mi forma de maquillarme es muy sutil, muy suave, aunque te puedo asegurar que no salgo ni a la esquina si no me pongo rímel. La maquilladora Carla Gasic es mi mejor amiga y me ha enseñado hartos tips que me ayudan, como usar una buena base líquida o un buen corrector”.

Paula Edwards


Productora de modas; socia de la tienda itinerante Vintage Bazaar

“Cuando era más joven me maquillaba más. Compraba los maquillajes para la revista (Paula) y aprovechaba de traer para mí. Tenía un gran stock. Me entretenía que me maquillaran, iba probando distintas cosas; me gustaba jugar con la Rosario (Valenzuela), ver opciones. Pero después esto cambió. Me di cuenta de que la gente tan maquillada no se ve bien, sobre todo durante el día. Ahora trato de que sea muy natural: en el día humecto la piel con cremas, uso una base para tapar las impurezas y las ojeras, me pongo un brillo en la boca y a veces rímel. Si en la noche tengo un evento importante trato de hacerme algo más divertido, más marcado, como un smokey eyes”.

Ximena Tannenbaum


Decoradora

“Siempre tengo que tener las pestañas crespas, por eso me hago pestañas permanentes. ¡Son lo máximo! Hace diez años, cuando no existían las cremas líquidas con color, yo las inventaba: a mi crema hidratante le agregaba base y así era más natural. Aunque nadie me enseñó a maquillarme, tengo algunos tips para corregir defectos, como tapar manchas. Uso un maquillaje muy sutil: crema hidratante, base de color un poco más oscura que mi piel, brillo de labios y rímel azul. En la noche me pongo labial fucsia oscuro o claro… La verdad-verdad es que me gustaría hacerme smokey eyes en los párpados, como las actrices; que se me vieran los ojos grandes, pero no sé hacerlo. Tal vez si alguien me enseñara lo lograría”.  

Vesna Bocic


Asesora de imagen 

“Es como la sensación de aspirar a la belleza, de verse más bonita. Aprendí mirando y una vez que fui a Los Ángeles hace unos diez años hice un curso en M.A.C. Toda la práctica la hice en mi cara, y después llegué a lo más simple, a lo que me gusta y me hace ver bien y natural. En el día uso un primer con un poquito de color, encrespado de pestañas, rímel, un lápiz delineador y un brillo en la boca; el brillo cambia dependiendo de la ropa. Nunca he sido de ponerme sombras en el día, sí para la noche, cuando me maquilla un experto para una fiesta importante. Ahí me gusta jugar con las tendencias. En una gala todo está permitido”.

María Olivia Undurraga


Gerente de marketing y comunicaciones de Grand Hyatt Santiago

“Para mí significa la parte femenina y lúdica; el jugar con colores, intensidades y técnicas. Es una buena opción para cambiar el look según la ocasión, además de destacar los rasgos que me gustan y suavizar cualquier imperfección.  Aprendí con Rosario Valenzuela, quien me enseñó a maquillarme de día y de noche, y a perderles el miedo a los colores fuertes. Además, me enseñó diferentes trucos como el smokey eyes, que otorga una mirada profunda. También entendí que el maquillaje no echa a perder la piel ni la envejece, sino que al tener tecnología de punta la protege del medioambiente. En la mañana uso una crema hidratante especial previa al maquillaje, una base ligera, sombra, máscara de pestañas, blush en crema y un lindo labial. Para el trabajo llevo algo más clásico y para la noche juego con los colores. Me atrevo más”.