Belleza

Nars, una marca de culto

Lo olvidamos a menudo, pero la rutina del maquillaje no tiene por qué ser algo serio o reglamentario. A jugar y divertirse, esa es la filosofí­a de esta marca de cosméticos que llegó a Chile con su audaz universo de color y de tecnologí­a.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

En un episodio de la tercera temporada de la desaparecida serie Sex and the City, Carrie Bradshaw -el fashionista personaje interpretado por  Sarah Jessica Parker- deja accidentalmente abierto el cajón del escritorio donde escribe sus columnas. Entre cuadernos, papeles, monedas y lápices hay tres productos de maquillaje que en sus vistosos envases negros llevan escrito en mayúsculas la palabra NARS. Bastó esa escena para que las seguidoras de la serie convirtieran estos cosméticos en objetos de culto.

En noviembre NARS cumple 18 años en el mercado beauty. En Chile quizás es un nombre desconocido, pero hace unos días la marca creada por el make-up artist  François Nars aterrizó en Chile.

Fue por el año 1994 cuando François lanzó de forma inédita una línea de 12 labiales en las tiendas Barneys, en Nueva York. Así comienza la historia de NARS. Hoy son cerca de 400 productos que por su colorido, textura y tecnología han revolucionado el tocador de las mujeres con una serie de cosméticos que permiten explorar el atractivo femenino de manera artística. Una nueva belleza que abraza el concepto de que al momento de maquillarse las posibilidades son infinitas, y que en su proceso la diversión es un punto clave.

El espectro de productos es amplio: desde los básicos para el tratamiento y cuidado de la piel hasta bases de maquillaje formuladas para entregar cobertura y beneficios que transforman  la piel de cualquier mujer en el mejor lienzo para trabajar. Rubores, productos multiuso (como un crayón que sirve como blush, labial y sombra de ojos), labiales, lipgloss, esmaltes de uñas y todo tipo de productos para maquillar los ojos, destacados por los pigmentos, el colorido y las texturas de los mismos.

Experimentar y jugar

Una de las últimas colecciones lanzada por la marca para el otoño estadounidense estará disponible en Chile. Una línea que resplandece de color para recrear looks etéreos y seductores. Los productos que componen esta colección, la primera que NARS comercializará en el país, responden a tres líneas básicas de expresión:

Ojos de alta sociedad: un trío de sombras (definidas por su creador como ‘aristocráticas’) en tres colores tales como lavanda, verde bosque y amatista. Con esta paleta se pueden generar diversas mezclas, jugando con el color de la base del párpado móvil, con toques de luz o bien como delineados. 

Luminosidad:  el crayón multiuso es uno de los productos más conocidos de NARS, porque se puede utilizar como sombra en los ojos, en los pómulos como iluminador o bien para dar color a los labios. Cada una elige cómo usarlo y la propuesta es hacerlo sin miedo. Especialmente el último lanzamiento de color rosa nude con destellos metalizados.

Labiales de alta tensión: las opciones de esta colección son varias: un labial de larga duración en un delicado tono cognac; una seductora alternativa en burdeos con el lipgloss llamado Larger than Life o con Ámsterdam, un rouge granate que tiene un acabado opaco.

El amo y señor, François Nars


El fundador y director creativo de NARS fue curioso desde muy pequeño. Quizás por la influencia de una madre cercana al mundo de la moda o quizás impulsado por las páginas de la revista Vogue, un joven François entró a estudiar maquillaje a la escuela Carita Makeup School en París, donde se generaron diversas oportunidades que lo llevaron a ser reconocido por la industria en muy poco tiempo. Para el año 1984 se mudó a Nueva York, donde sentó las bases de la marca que crearía diez años más tarde. Ha colaborado con diseñadores como Karl Lagerfeld, Marc Jacobs y Anna Sui, y trabajado junto a Kate Moss, Madonna y Naomi Campbell.

Su universo creativo es amplio, y bajo la etiqueta de NARS ha editado diversos libros como el famoso Make Up your Mind, manual de maquillaje con 63 looks en los que se puede ver el antes y el después separados por una mica transparente que detalla el paso a paso de la transformación, un éxito editorial que cuenta con una segunda versión llamada Make Up your Mind: Express Yourself, que detalla el mismo proceso en 60 personas de diferentes razas y etnias de la ciudad de Nueva York.