Moda

Expresión latina

El pasado 10 de octubre, y solo por una noche, Santiago se convirtió en el epicentro de la moda latinoamericana en la primera versión de Latin Trends. Cada creador presentó en la pasarela su universo; diez miradas distintas pero convergentes que conforman una cosmovisión de lo que está pasando en el diseño de modas del continente.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Que no existe un calendario organizado. Que las industrias son disímiles y las realidades creativas aun más diversas. Que hace falta unidad entre los diseñadores de cada país. Estos son algunos de los argumentos que han dificultado el desarrollo de eventos que reúnan las propuestas de la región en una experiencia. La primera versión de Latin Trends, realizada en Chile, rompió con estas justificaciones: lo que se vivió ese día, en una pasarela construida en medio del Boulevard del Parque Arauco, fue el  comienzo de un proyecto que espera convertirse en un fashion week latinoamericano de carácter itinerante, con sede en distintas ciudades.

Este encuentro reunió a diseñadores y marcas de Argentina, Colombia, México, Brasil y Chile. Contó con el patrocinio de las embajadas de Argentina y Brasil, la Cámara Chileno-Argentina de Comercio y sus símiles en Brasil y México, junto al apoyo de ProChile, ProMéxico y Proexport Colombia.

Valores transandinos


Cuatro fueron los representantes argentinos con creaciones que responden a diversas expresiones y universos estéticos. Benito Fernández, uno de los diseñadores más experimentados de su país, presentó Carnaval, su colección prêt-à-porter primavera-verano 2013. Su marca tiene una trayectoria de 26 años ligada a la alta costura, y hace solo un año y medio lanzó la línea ready-to-wear. Carnaval destaca por el uso de estampados animal print en prendas como jeggins (mezcla de jeans y leggins), faldas y vestidos con accesorios en flúor, piedras de strass y cadenas.

Cora Groppo mostró, bajo la etiqueta que lleva su nombre, una colección que se anuncia como un nuevo capítulo del proceso creativo que comenzó el año 2003. Una propuesta ligera para el verano que llamó Orgánica, en la que el oversized fue la máxima, con prendas holgadas y suaves en una versión moderna del sport chic.

Min Agostini es arquitecta de profesión, pero ejerce como diseñadora. Su marca del mismo nombre fue elegida por el New York Times como una de las cinco tiendas top de lujo de Buenos Aires. En la pasarela de Latin Trends exhibió sus creaciones que denomina ‘construcciones al cuerpo’. Una apuesta minimalista con un trabajo del volumen en básicos de cortes simples, y con detalles como maxibolsillos y escotes asimétricos.

Las prendas de la marca Pampa Corral son una mezcla entre un diseño de alta costura y el trabajo de artesanos argentinos, elaboradas con materiales como seda, algodón y lana de oveja y de llama. Lucía García Ollataguerre es la responsable de los diseños y su línea de verano contempla piezas como vestidos y chalecos con caídas intensas y dramáticas. Lucía está radicada en Santiago y vende su ropa en la tienda Anana.

La promesa Bahiana


Uno de los exponentes con más futuro de la moda brasileña nació en Bahía y tiene solo 24 años. Su nombre es Vitorino Campos y, según Vogue Brasil, es el embajador de la moda de su ciudad natal. Con una estética pulcra conquistó a su país y pretende seguir por esa senda cuando se presente por estos días en el Sao Paulo Fashion Week Otoño 2013. Su propuesta para el verano latino está marcada por la dualidad del blanco y el negro que se combina sabiamente en siluetas que rememoran el look clásico impulsado por Christian Dior: el New Look.

Apuesta nacional


Luz Briceño con su marca La Joya Design; Antonio Contreras con su etiqueta A de Antonio, y Costume Design del dúo compuesto por Jonás Ortega y Vicente Tapia, fueron los representantes de los creadores locales.  

Inspirada por el look vintage de las nadadoras profesionales de la década del 30, la colección que Luz Briceño creó para esta primavera es de siluetas simples, representativas de la estética que la ha caracterizado desde su irrupción en la escena nacional el año 2008. La noble materialidad con la que trabaja (como linos, lanas y alpaca 100% natural) se lució en una paleta cromática con presencia de amarillos, naranjos, crudos y negros.

La construcción y deconstrucción es el sello y la máxima del diseñador Antonio Contreras. Su marca A de Antonio, que ya lleva dos años en el mercado, exhibió un mundo consistente con el mensaje que ha expresado en colecciones anteriores con diseños asexuados, minimalistas y sofisticados. Su propuesta resaltó por los tejidos desgarbados llevados a diferentes tipos de vestidos, y el negro como único color.

El dúo de Jonás Ortega y Vicente Tapia trabaja desde el año 2007 en colecciones limitadas. Para esta temporada presentaron doce looks inspirados en el trabajo pictórico de Pedro Lira; ello se reflejó en la paleta de colores y en las siluetas, con un armario completo de chaquetas, pantalones, faldas, vestidos y polerones.

Cosmovisión mexicana


Toda la riqueza artística de un pueblo vive a través de la estética singular de las colecciones de Pineda Covalin. Los estampados son la clave de toda la línea primavera-verano 2013. Fucsias, verdes y amarillos se entrelazan en prendas como vestidos y blusas de sutil caída. La seda es la materialidad de las confecciones de esta prestigiosa marca mexicana que toma el clásico pañuelo de cuello y lo recrea en una colección colorida y con carácter.

La textura de Colombia


En la industria colombiana la marca Pepa Pombo confecciona texturas únicas que pueden ser admiradas como obras de arte por el nivel de detalles de los calados y los tejidos que forman parte de la materialidad de sus colecciones. Hoy es Mónica Holguín, hija de Pepa, quien dirige la marca y su sello es la creación de nuevas formas, texturas y prendas versátiles. Su presentación en la pasarela de Latin Trends fue una de las más aplaudidas por el público, marcada por pantalones y trajes tejidos con estética setentera y con una paleta de colores que combinó la frescura del mint con la elegancia del burdeos y el negro. Algunos de los ítems que más destacaron fueron un pantalón acampanado con un tejido entrelazado de color negro y un vestido inspirado en la silueta de los años 20.

Belleza latina


Un cabello lacio con el efecto pelo mojado fue el look propuesto arriba de la pasarela de Latin Trends. Para lograr este peinado se debe trabajar con el pelo seco, alisándolo por completo para luego aplicar productos en gel en la parte superior del cabello, y peinar hacia atrás con una peineta de dientes finos. El truco es utilizar gran cantidad de gel.

Pieles de aspecto natural y fresco se combinaron con dos tipos de maquillajes: uno que enmarcó los labios con tonos corales y otro con atención en la mirada con un smokey-eyes en tonos tierra.