Belleza

Cómo prolongar el color en los labios

Hacer durar el efecto de un lápiz labial es un tema para toda mujer y cobra importancia especialmente en dí­as de calor. Influye lo que hacemos en el dí­a, costumbres como la de morderse o mojarse los labios, pero sobre todo cómo se aplica el color. A continuación, lo básico para un efecto extendido.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Lo primero: labios sanos
Los productos se adhieren mejor en una superficie lisa; cuando hay sequedad o piel suelta el color del labial no se aprecia homogéneo. Entonces, una vez por semana es necesario exfoliar para eliminar células muertas. Luego, hidratar con algún producto nutritivo, por ejemplo, un bálsamo labial. Ideal usarlo en la mañana y en la noche, mejor todavía si incluye protección solar.

Una forma de exfoliar es aplicar por diez minutos un producto reparador o balsámico, para continuar con un masaje suave hecho con un pincel o cepillo de dientes de cerdas suaves. Después se enjuaga para retirar todo lo que fue removido.

Retirar la humedad antes de pintar

Es fundamental que, previo a la aplicación de cualquier producto, los labios estén completamente secos. Esto nada tiene que ver con no hidratarlos, sino con esperar que los productos humectantes se absorban completamente en la piel antes de aplicar el color.

Proteger los labiales
Es importante para mantener sus propiedades. Se deben guardar en lugares frescos, incluso en el refrigerador, donde el ambiente frío impide que pierdan consistencia y, de esta forma, logran mayor durabilidad al ser aplicados. Otra técnica para mantenerlos es, de vez en cuando, rociarlos con un poco de alcohol en spray.

Usar base de maquillaje o corrector
Ambos productos ayudan a que el color se adhiera bien. La técnica es ‘borrar’ los labios con base de maquillaje o corrector y luego redefinir el contorno con un lápiz. Finalmente, se aplica el labial.

Quitar excesos

Se hace apretando, con los labios, cualquier tipo de papel absorbente, luego de aplicar una capa de labial. Permite profundizar el color y apreciar la porción del producto que realmente queda adherida. La primera capa funciona como base y sellante de color. La segunda, refresca y entrega fuerza al tono. Para mejor resultado, se recomienda, incluso, una tercera aplicación.

Para sellar: polvos translúcidos

Tras aplicar el color sobre los labios (con labial y/o lápiz delineador), una fina capa de polvos translúcidos permite fijar o sellar el color, secando un poco la textura de la pintura. Puede hacerse con una pequeña brocha, esponja o la punta de un dedo. Luego, hay que sacar el excedente con un pañuelo y, posteriormente, volver a pintar.

El versátil y efectivo lápiz delineador
No solamente sirve para definir el contorno de los labios, también impide que la pintura se corra o suba por los pliegues de piel, especialmente cuando hay arrugas en los bordes de la boca.

Y no es todo, puede usarse para cubrir los labios en su totalidad. De esta forma se aprovecha su composición menos densa, seca y mate, ideal para prolongar el tono. Entonces, el delineador puede ocuparse en lugar del labial o como base de este o un brillo.

Se aplica con trazos firmes y, al terminar, se recomienda difuminar suavemente con un pincel, por si algún trazo queda irregular.

Cuando el delineador se emplea solamente como base de otro producto, la clave es elegir un lápiz de color similar al labial que se piensa usar. Si no se tiene, sirve uno del tono de la piel o parecido.

Agradecimientos:
Priscila Dionis (www.makeartstudio.cl)
Daniela Forno (www.pigmento.cl)
Lorena Molina (www.escuelademaquillaje.cl)
Ameriga Giannone (www.agstyling.cl)