Gastronomía

Gastronomí­a

Semana del 16 de septiembre, 2012

  • Revista Mujer

Compartir vía email

@la comensala
P.F. Chang’s

Hace unas semanas abrió en Santiago este restaurante que es parte de una gran cadena mundial de comida asiática. Está ubicado en el Parque Arauco, y hasta allá dirigí mis pasos junto a mi madre y mi hermana. El local es enorme, adentro destacan las lámparas y en la terraza la ambientación es muy sencilla, con mesas de melamina color madera sin mantel ni individuales. Nos ubicaron y revisamos la carta, cuyos platos están nombrados en inglés y descritos en castellano. Para empezar, compartimos sobre la melamina unos crab wontons (wantán) de jaiba con queso crema que resultaron superricos, y media porción de spring rolls, arrollados primavera de verduras, que venían al dente y la masa del arrollado era superdelgadita. Aprobados también. Cada uno venía con su salsa, además de la bandeja con aceite de chili, soya y pastas distintas que le ponen a uno enfrente para que mezcle sus salsas, buena y rica idea. Luego llegaron los fondos, que también son grandes y se pueden compartir (menos mal que el mesero nos lo dijo, porque si no no hubiéramos podido comer todo). Uno fue un mandarin chicken, pollo con verduras y pasta de porotos negros, muy sabroso, que devoramos. El otro fue coconut curry, verduras salteadas con leche de coco y tofu frito, que estaba okey, con sus verduras al dente, aunque los porotos verdes hubieran quedado mejor cortados más pequeños. Ambos venían acompañados de arroz blanco al lado. Ah, un buen punto: en la carta hay un recuadro con menú para celiacos, y también un postre para ellos: chocolate dome, sin harina y con harta mantequilla, que estaba rico. El otro postre fue Chang’s Apple crunch, unos wantanes de manzana acompañados con una bola gigante de helado de coco. Este postre también es para compartir, puesto que venían seis wantanes. Lo que me pareció descabellado es que un agua mineral nacional cueste $2.500, más cara que una cerveza. ¡Ni que fuera Perrier! La Coca Light cuesta $1.790. Sin embargo, a pesar de la falta de manteles y de lo caro del agua embotellada, sí, todas volveríamos, porque la comida nos pareció muy sabrosa. Consumo: $37.390, todo lo descrito.

P.F. Chang’s
Boulevard Parque Arauco
2204895
Nota: 6/7

Las nuevas apps
La tecnología llegó hace rato a la cocina. iPhones y iPads son herramientas tan atractivas que no podían quedar fuera: para saber qué vinos comprar (por ejemplo, Descorchados de Patricio Tapia, o Easy Vino), para descubrir el mundo del vino (Wine Expert, de Marqués de Casa Concha), para enterarse de cuánta carne echar al fuego (¿Cuánto Ocupo?), para cocinar con jerez y aprender a combinarlo con comidas de distintos países (Tío Pepe). Todas las mencionadas son gratis; es cosa de navegar y dejarse tentar.


En septiembre, Chile la lleva
Ojalá nos acordáramos tanto de nuestra comida el resto del año como lo hacemos durante este mes. Aquí van algunas ideas para pasear y disfrutar.

PALACIO DANUBIO AZUL
Algunos platos para celebrar (también  estarán disponibles el resto del año): empanadas de centolla y de tomate-palta-ciboulette-, y unos ajíes rellenos de corvina.
Reyes Lavalle 3240, Las Condes

PAILALEN, EN EL CAJON DEL MAIPO
La inspiración es el entorno cordillerano y proponen partir con una sidra con mote con huesillos, empanaditas de conejo, pastel de choclo y, de postre, sopaipillas pasadas. Si van de noche pueden hacer el tour astronómico en el observatorio, que es muy bonito.
Información y reservas en www.pailalen.cl y en el teléfono 985 3512

FONDA EN MAITENCILLO

En este balneario del litoral central prometen hacernos bailar hasta que salga el sol. Empanadas, anticuchos, chicha y terremoto no estarán ausentes.
www.fondamaitencillo.cl.
Facebook: Fonda Maitencillo

¿De paseo por Pisco Elqui? No deje de pasar al restaurante de la destilería Pisco Mistral y probar los distintos pisco sour que ahí preparan, con cedrón, mango, papaya, palta Hass y albahaca… Junto a algún tentador picoteo de su nueva carta.