Gastronomía

Gastronomia


  • Revista Mujer

Compartir vía email

@la comensala: Fuente Chilena


Tenía una reunión almuerzo con una amiga que vive en San Antonio y como nos quedaba cerca elegimos comernos un sándwich en la Fuente Chilena. Confieso que hace más de un año y medio que no iba, pero tenía buenos recuerdos. Además me fascinan los sánguches. Esta vez, en lugar de la terraza sobre Apoquindo, nos sentamos en el segundo piso del pequeño local. Pizarras negras con leyendas escritas con tiza, mesas de madera y los tradicionales envases plásticos para mostaza, ketchup y ají le dan vida al ambiente, junto con los animados grupos de comensales -mayoría masculina- que hacen cola para entrar a la hora de almuerzo. Mi amiga y yo husmeamos la carta, en la que hay fricandelas de wagyú, sándwiches de mechada, ensaladas que usan ingredientes variados, jugos y postres caseros. Ella se tentó con una fresca y abundante ensalada criolla. Yo -lo siento, no puedo evitarlo- me incliné por un sándwich de lengua. Mientras lo pedía, me preguntaba si sería la única. Pero no, toda la mesa del lado, unos siete hombres, también eligió este ejemplar casi en extinción, cosa que llamó mi atención y me alegró mucho también. Mi lengua la pedí con tomate, mayonesa casera (es la marca de fábrica de este local) y ají verde. Como es un pedido especial, pues en la carta está la lengua completa, con chucrut, me dijeron que debía pagar aparte mi ajicito, pero después no apareció en la boleta. Llegó un sándwich con un pan exquisito -otra marca de fábrica-, más liviano que un amasado y más compacto y crujiente que un frica, muy bueno. Buena cantidad de lengua bien cocida y rica, tomate y tanta mayonesa que le pude pasar al menos una cucharada sopera a mi amiga para que la probara y todavía quedó harta dentro del pan. De postre, probamos un buen arroz con leche casero y un turrón de vino que venía sobre una suerte de sopa de frutos rojos que no nos convenció mucho. El servicio bastante atento aunque algo lento. Consumo, todo lo descrito más dos cafés, $18.050.

Fuente Chilena
Apoquindo 4900, local 110, Las Condes
228 6756.
Nota 5,8 / 7

Tenedor air fork, Fred $6.900.

Drugstore. Av. Providencia 2124, local 07

Nolita goes Lastarria


Con su estilo en ambiente y cocina, y su excelente servicio, el Nolita conquistó a los comensales del sector oriente. Y como a los hermanos Carlos y Pancho Toro -responsables de este restaurante y del ya legendario Pinch of Pancho- les gustan los desafíos, hace unas semanas abrieron un Nolita en el barrio Lastarria. Este Nolita tiene su personalidad: es más despeinado y con terraza a la calle. Y en su carta, unas entretenidísimas parrillas para compartir, con pescados o mariscos y verdura colorida y a punto.

José Victorino Lastarria 70, local 8. Teléfono 6-193 8065.

Amerindia


En Irarrázaval abrió sus puertas hace un par de meses una tienda muy entretenida. En ella se pueden encontrar todos los insumos necesarios para preparar los más clásicos platos de la cocina peruana . Pero también hay otras novedades, como picoteos, snacks y cereales para niños hechos con quínoa o amaranto.

Avenida Irarrázaval 4949, local 5-B, Ñuñoa.  Teléfono 227 3279.

El pan perfecto


El programa nutricional La Zona, del doctor Barry Sears (que dio una conferencia en Santiago), busca que el cuerpo transforme la grasa almacenada en energía para mantener buen peso sin perder masa muscular. Probé el pan La Zona, elaborado en Chile por Empresa New Science y Alimentos Vollkorn. Es bien rico y muy fácil de usar pues viene cortado y congelado, y se descongela directamente en la tostadora. El pack de 12 rebanadas cuesta $3.690.

Informaciones y pedidos al 600 6006368.

Puros y en botella de vidrio


Me encantan los jugos de Tamaya Gourmet. ¡Son exquisitos! Cada botella contiene 500 gramos de fruta, sin azúcar, colorantes, preservantes ni concentrados. O sea, 100% naturales. Los de arándano y de frambuesa son como estar comiendo la fruta. Entre las novedades están los jugos de uva blanca sauvignon y moscatel. La botella de 250 ml cuesta $2.850.

En Coquinaria, Isidora Goyenechea 3000, Las Condes. También en los restaurantes Temple y Osaka.

Catedral en invierno


Con un espíritu que se acerca cada vez más a la cocina chilena, la carta invernal del Bar Catedral tiene unas joyitas que no hay que perderse. Una de ellas es el estofado San Juan. Este cocimiento de pollo, vacuno, cerdo, longanizas, papas y guindas ácidas es realmente sabroso y contundente, ideal para compartirlo y sorber hasta la última gota de caldo.

José Miguel de la Barra esquina Merced, Santiago. Teléfono 664 3048.

Yo lo probé: Crumble de berries de Francisca Orrego


Me fascina este postre que combina frutas cocidas y migas crujientes de masa horneada. El que hace a pedido Francisca Orrego es de berries y guindas maceradas en licor de cassis y me pareció exquisito. Se puede combinar con helado o bien con una salsa tipo butterscotch con frutos secos que ella misma hace y es deliciosa. Desde $12.300 las seis porciones.

www.franciscaorrego.cl