Belleza

La ruta del aí§aí­

Viajamos hasta el Amazonas para descubrir los orí­genes de uno de los frutos más apreciados en el mercado de la nutricosmética. En el medio de la selva conocimos su historia, y sus propiedades.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Es igual a una postal ochentera de cualquier puerto de Sudamérica. Las aguas estancadas color café y, detrás del muelle, un mundo de gente vendiendo y comprando de todo. Decenas de puestos ofrecen botellitas de mil colores que prometen ser extractos puros de flores, plantas y frutos. Muchas tiendas promocionan ‘fórmulas mágicas’ (embotelladas también) para el amor, el olvido, la sanación y un sinfín de etcéteras. También venden pescados, helados, sopas, juguetes y hasta la polera del Palmeiras con el nombre del ‘Mago’ Valdivia estampada en la espalda. Así es el Ver-o-Peso, la mayor feria al aire libre de América Latina y símbolo de la ciudad amazónica de Belém, ubicada a 4 horas de vuelo al norte de San Pablo, en Brasil.

Allí, entre los dos mil puestos, hay un letrero que se repite constantemente. La oferta de açaí es enorme y tiene distintas formas: de jugo, al peso, como sabor de un granizado y hasta en sopa fría. Es un fruto pequeño, similar a la cereza pero más chico y de color morado intenso. Crece en la palmera del mismo nombre y aunque su uso data de tiempos precolombinos, en los últimos dos años se ha puesto de moda en todo el mundo. Tanto, que en Europa y Estados Unidos su exportación aumenta significativamente año a año gracias a sus propiedades antioxidantes.

En Chile es posible encontrarlo en suplementos nutricionales mezclado con otros tipos de berries y también en productos cosméticos, ya que varias investigaciones han demostrado que además tiene efectos cicatrizantes. De hecho, en la antigüedad se utilizaba para tratar irritaciones y heridas de la piel y también para combatir problemas digestivos. Es rico en vitamina B, minerales, fibras, proteínas y omega 3.

El aceite que se extrae del açaí aún hoy se usa en el Amazonas directamente sobre la piel para protegerla de los efectos negativos del medioambiente. Y su alto poder emoliente lo convierte en un humectante natural ideal para combatir, por ejemplo, la piel seca e irritada. 

Uso cosmético

La marca de cosméticos Natura utiliza el açaí en su línea Ekos, emblema de sustentabilidad y comercio justo de la firma. Lo compran a distintas comunidades amazónicas desde hace 12 años y piensan incrementar significativamente la cantidad de familias que hoy participan de este proyecto. Una de ellas es la de Cándido Pereira, un hombre que si no mostrara su carné de identidad nadie creería que hace rato cumplió 60 años. Vive a unas tres horas en barco del centro de Belém y trepa a la palmera con ayuda de unas pocas ramas con la  agilidad de un mono. En cuestión de minutos Cándido llena un canasto repleto de frutos. Desde 2007 trabaja con Natura y dice sentirse orgulloso de ser el primer eslabón de una cadena que se transformará en jabones, cremas, aceites y lociones. Tiene 13 hijos -todos con la misma mujer, aclara- y su esposa también trabaja como productora rural. Allí además cosechan andiroba, murumuru y castañas, y por ese trabajo Natura le paga una renta de 150.000 pesos mensuales aproximadamente, que sirven para complementar sus ingresos. “Es mucho más de lo que recibíamos antes”, comenta sonriente frente a varios ejecutivos de la empresa.

Es la primera vez que Cándido y su mujer reciben a un grupo tan grande de periodistas de distintas partes del continente. Por eso, junto a sus vecinos, han organizado bailes, canciones y un minucioso recorrido por la selva. Cuando le preguntan por las propiedades del açaí asegura que “sirve para todo” y ofrece probarlo. Su sabor es más ácido que dulzón, aunque para algunos se siente similar al cacao, y su aroma exquisito.

El calor en la comunidad es insoportable y las diferentes especies de bichos que vuelan, reptan y caminan es incuantificable. Alguien lo menciona y Cándido vuelve a sonreír: “A nosotros no nos pican, capaz que sea por los aceites”.

Propiedades


• Restaura la elasticidad de la piel
• Es antioxidante
• Se puede utilizar como antiinflamatorio tópico
• Se absorbe rápidamente
• Protege la piel de los radicales libres