Belleza

Entrenamiento en la cuerda floja

Equilibrio, flexibilidad y tono muscular. Eso es lo que se puede alcanzar con este método que utiliza el peso del cuerpo y un sistema de cuerdas en suspensión como únicas herramientas. A Chile llegó hace dos años, pero ha sido en estos últimos meses que las ventas del equipo original se han disparado, que hay más instructores interesados en certificarse y que en los más de diez gimnasios donde se imparte, las clases son muy concurridas. Madonna, Giselle Bí¼ndchen y Gwen Stefani son algunas de sus fanáticas.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

A veces perder el equilibro puede ser beneficioso. Esa por lo menos es la premisa del TRX, método de entrenamiento que utiliza la inestabilidad del cuerpo en suspensión como herramienta para realizar ejercicios que mejoran el equilibrio, la flexibilidad y a la vez fomentan el desarrollo muscular y el estado aeróbico. Para quebrar con el balance físico se utiliza un sistema de cuerdas que hace de soporte y que permite realizar diferentes movimientos funcionales. Estas tienen dos agarres para las manos y pueden colgarse con un gancho mosquetón instalado en el techo, en una viga o también desde el marco de una puerta (no se recomienda si pesa sobre 190 kilos). Por eso es posible hacerlo en un gimnasio, en casa o al aire libre.

Este método fue patentado en 2005 por Randy Hetrick, un ex militar estadounidense. Él profesionalizó y perfeccionó un tipo de entrenamiento que desde la década de los 80 ya era conocido por el equipo Mar, Aire y Tierra de la Armada de los Estados Unidos (Navy SEAL), al que pertenecía. En un comienzo confeccionaban las cuerdas utilizando viejos cinturones de paracaídas cosidos a mano, con herramientas para la reparación de botes de goma. Era ideal porque era fácil de transportar (pesa solo 1,5 kilo) a sus diferentes misiones. Por eso en un comienzo se le conoció como ‘fitness anywhere’ (fitness en cualquier parte).

Al país llegó hace dos años y la licencia oficial la tiene TRX Chile. Ellos, que están autorizados a comercializar el sistema de cuerdas (a la venta en su sitio web, www.trx-chile.cl, con un precio de $140.000 y viene además con un DVD con ejercicios), han registrado un explosivo interés en estos últimos meses. Según asegura su gerente comercial, Hermann Flores: “En el último medio año las ventas han aumentado 150% y eso contando los equipos originales, porque también hay muchos falsificados”. 

Esta empresa también se encarga de  certificar a los instructores que hoy están habilitados para realizar clases. En ese ámbito también ha visto una creciente demanda. “Cuando partimos el 2010 certificamos solo a 23 profesores; en el 2011 fueron 150 y ahora, en lo que va del año, llevamos  la misma cantidad. En este momento hay más de 300 instructores”, asegura Flores.

Trabajando con la realidad

 Para ejercitarse solo se necesita tomar los agarres, fijar la parte inferior del cuerpo y dejarse caer. En un principio parece fácil pero mantenerse en la posición correcta, independiente del estilo de la secuencia, requiere concentración y fuerza. Al tercer o cuarto ejercicio las rodillas inevitablemente comienzan a flaquear y mantener el balance resulta difícil a pesar de que la resistencia depende del peso de cada uno. Piernas, abdomen, brazos y espalda… todo parece estar trabajando al mismo tiempo.

La razón es que el cuerpo no activa sus músculos por separado sino como un todo. Y de eso se aprovecha el TRX, creando ejercicios integrales, multiarticulares y multifuncionales basados en acciones que podrían ser parte de la vida real. Como por ejemplo, dice el instructor René O’Ryan, ir a buscar la cartera en el asiento trasero del auto. “Para lograr ese desplazamiento se trabajan el hombro y el centro abdominal. Y si a eso agrega la pérdida de estabilidad del TRX, se transforma en un ejercicio completo”. Y agrega: “Se recrean actividades que uno tendría en el día a día. Se trabaja con los movimientos, no solo músculos”.

“Al estar en inestabilidad no te queda otra que trabajar con todo el cuerpo fortaleciendo los músculos estabilizadores. En ese sentido se parece al yoga o al pilates, porque se concentra en el centro. La diferencia es que acá nunca estás estable y para equilibrarte debes compensar, y esa compensación es un eterno trabajo”, asegura O’Ryan.

Según Hermann Flores, socio de TRX Chile, la rutina se va adaptando a las metas de cada deportista y además de los ejercicios básicos que fortalecen la zona media también se pueden realizar rutinas destinadas a mejorar áreas específicas. También es útil para distintos tipos de condiciones físicas. “Niños, ancianos, embarazadas, e incluso sirve para rehabilitación”, dice. Según las cifras que maneja TRX Chile, los que más practican este deporte se encuentran entre los 25 y 38 años. En cuanto a sexo: el porcentaje es muy similar entre hombres y mujeres.

Las clases de Madonna

Son más de 300 ejercicios los que se pueden realizar. Y respecto a su gasto calórico, O’ Ryan explica: “No te puedo decir que en una hora vas a gastar 500 calorías, porque eso siempre es relativo al ejercicio que hagas. Pero vas a quemar más que en una clase de aeróbica cualquiera; los resultados se ven en dos semanas”.

Las clases grupales duran, generalmente, una hora. Con siete minutos de calentamiento, 45 de trabajo guiado y otros siete de elongación al ritmo de música pop y electrónica. Uno de los gimnasios que lo ofrecen es Hard Candy, incluso es una de sus clases emblemáticas ya que la creadora de esta franquicia, Madonna, es una fanática que entrena todos los días con este sistema. Giselle Bündchen y Gwen Stefani son otras de sus fans. En este gimnasio están ofreciendo esta clase desde su inauguración y en estos dos meses que llevan funcionando han visto cómo ha aumentado el interés por esta disciplina. “Cuando partimos teníamos cinco a seis personas. Ahora las clases, que son siete a la semana, están llenas (la capacidad máxima es de 35 personas). Ahí ves que la gente se da cuenta de lo efectivo y completo que es este entrenamiento”, asegura Carlos Díaz, su gerente comercial.

El TRX se puede practicar en tres formatos:


1. En la casa (como instructivo está el DVD que viene con el sistema de TRX Chile, quienes además realizan clases gratuitas a los que tengan las cuerdas oficiales, todos los sábados en el Parque Araucano).

2. En gimnasios (revisar dónde en www.trx-chile.cl)

3. Con un personal trainer certificado (en www.trx-chile.cl está disponible la lista de los entrenadores aprobados).