Gastronomía

Gastronomia


  • Revista Mujer

Compartir vía email

@la comensala: Liguria Manuel Montt


Pensando y pensando dónde llevar a unos amigos peruanos a comer se me prendió la ampolleta y nos dirigimos al Liguria de Manuel Montt. Gracioso, porque está en Avenida Providencia y no en la calle con la que todo el mundo lo identifica. Miércoles en la noche y estaba repleto, había cuarenta minutos de espera que nuestros invitados, felices mirando cada detalle de la decoración, se veían dispuestos a aguardar. Pero se desocupó una mesa al poco rato, así que todos contentos. El Liguria me encanta, pero muchas veces lo desecho por lo ruidoso que es. Esa noche no era la excepción: harta bulla, buena música, alegría en el ambiente que se nos fue contagiando. El chico que nos atendió era un astro: se sabía la carta al dedillo y con solo mirar la cara recomendaba el plato ideal para cada uno. ¡Y explicaba las preparaciones mucho mejor que yo! Amabilísimo, Óscar nos hizo la noche. Con tanto público había bastante retraso, pero él nunca nos dejó botados, estuvo todo el rato pendiente de la mesa. Partimos con ricas mejillas de merluza, queso de cabra fundido con rúcula y lomo a la paila picante para picar. Quienes pidieron pasta, todos de ascendencia italiana, quedaron felices con sus platos. La ensalada estaba fresca y rica, y el dueño del lomo vetado también celebró su pedido. Con tamaño menú (éramos 5) no tuvimos espacio para postre. Pese al retraso en la llegada de los fondos, al final de la noche yo pensaba qué bien hacen las cosas en el Liguria: es lindo, los vinos tienen buenos precios, la carta está bien pensada, con sus toques chilenos también, la comida es sabrosa y se nota hecha con cariño. Y salimos tan alegres que hasta me reconcilié con el ruido. Miren, entre otras cosas, lo que puede hacer una buena experiencia de servicio. Consumo: $66.600 (lo descrito + 3 jugos, 1 bebida y 1 botella de vino)

Liguria
Avenida Providencia 1373
235  7914
Nota 7/7

Cubetera crush, Lekue, $2.000 c/u.
Kitchen Republic,  Luis Pasteur  6500, local 16.

Da Carla y sus nuevos platos


¿Platos para lo que queda de frío? En el Da Carla hay para solazarse. Entre las creaciones del chef César Palomeque, la zuppa pazza -sopa de locos con salvia y una pasta pequeñísima- está para llorar de lo exquisita. Como fondo, se puede tentar con los linguini del garda, pasta fresca con habas, arvejas, hinojo y morrillas. Una delicia. No es barato, pero es muy rico y la atención es de primera.

Nueva Costanera 3673, Vitacura.
Teléfono 206 0892.

Enki, de viña Vistamar


En una comida en el Europeo, viña Vistamar presentó Enki, vino que esperó pacientemente tres años (18 meses en barrica y 6 meses en botella) para ver la luz. Tiene una mezcla de 60% de carménère del valle de Maipo y 40% carignan de viejas parras del Maule. Es el primer ultrapremium de la viña, de color rojo cereza y exquisitos aromas a frutos rojos y licorosos. Estará a la venta desde septiembre.

Lenguado y ciervo


El chef Luis Cruzat, del Latin Grill, en el Hotel Marriott, es un tipo inquieto y busquilla. Cada vez que modifica su carta no deja títere con cabeza, ya que cambia todos los platos. Y créanme que para eso hay que ser bien creativo. De todos los platos para esta temporada que probé me gustaron mucho las originales láminas de lenguado con tártaro de lapas y pebre de cochayuyo con palta, y como fondo el exquisito ciervo en croqueta de camote con compota de ruibarbo y reducción de frutos rojos. ¡Muy buenos!

Avenida Kennedy 5741, Las Condes.
Reservas al teléfono 426 2000.

Yo lo probé: ¿Bruschettas de postre?


Sí, son la nueva propuesta de la chef Pamela Fidalgo en la carta de invierno de Coquinaria. Ideales para compartir y quedarse con ese saborcito dulce tan necesario después de comer. Son tapas de pan especial crujiente y delgadito, con chocolate, berries, nougat, chutney o la inspiración de ese día. Me encantaron.

Isidora Goyenechea 3000, Las Condes.