Belleza

Un detalle osado

El tradicional esmaltado  nude o con francesa ya no es la única opción para las novias. Colores de temporada como el verde agua, el lila y el dorado aportan una cuota de originalidad en el altar.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Maquillaje y manicure: Maida Cardemil / Producción: María José Contreras

Con encaje


Utilizar texturas del traje de novia en las manos es una de las tendencias más novedosas y nació junto con las stick on nails (los esmaltes adhesivos) que simulan sus formas. Es la combinación perfecta para las que buscan el toque osado y se animan a mezclar flores tradicionales con variedades más oscuras, o llevan un detalle negro en el vestido.

Francesa remixada


La idea es la misma, pero los colores cambian. En lugar de usar color hueso o rosado para la base y blanco para la punta, la propuesta es optar por tonos arena para la profundidad y verde agua, lila o celeste para el borde. Es una alternativa ideal para las novias que eligen ramos en tonos pastel y que se casan de día en el campo, ya que así la manicure también se mimetiza con el entorno.

Dorado


El esmalte dorado fue uno de los grandes aciertos de las últimas colecciones de maquillaje Chanel. Y como suele suceder, rápidamente se convirtió en tendencia. Aporta glamour y sofisticación, sobre todo si se combina con unos estrases. En este caso la clave está en no abusar de los brillos para que no se transforme en un look recargado. Combina perfecto con ramos color morado, como los de lisianthus y violetas.

Nail art


Ya hablamos sobre esta tendencia. Y si es furor en todas las pasarelas y blogs de street style, es lógico que también haya una versión lo suficientemente elegante como para subir al altar. Convive perfectamente con los ramos de flores combinadas y aporta una cuota osada de juventud entre tanta solemnidad. Si esta es su elección, entonces el maquillaje debe ser suave, para que no resalte todo al mismo tiempo.