Hombres

Ras Silva

Tiene 29 años, es periodista y, aunque se llama Raúl, todos le dicen Ras. Los lunes es posible escucharlo en La Gente Habla, espacio que conduce junto al actor Nicolás Brown, en la radio Subela.cl. Y desde la primera semana de septiembre aparecerá en Delux, de Canal 13C, un programa de cultura y tendencias de moda, que coanimará con la periodista Elisa Garcí­a-Huidobro.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

“Antes usaba sombreros porque no me gustaba que se viera mi pelo, porque es liso y chuzo. Por primera vez lo ando mostrando. Mi peluquera, Kari Windischman, es increíble y logró que me creciera y que le salieran ondas”.

“Uso anteojos desde los 18 años. Pero este modelo, de marco grueso, lo ocupo desde los 19, cuando mi abuelo me llevó a la galería Bahía, que está en San Antonio con Monjitas. Él era de izquierda, entonces me dijo ‘cómprate los de Allende’”.

“En la adolescencia me puse rebelde con el vestuario. Recuerdo que el buzo del colegio era un pantalón azul, polera y zapatillas blancas. Entonces, para hacerlo más entretenido, me ponía unas Converse y una polera blanca, pero con cuello en V. Además, como era guailón -mido 1,82-, me quedaban bien las camisas de mi papá y de mi abuelo, entonces se las sacaba para usarlas. Era como un viejo chico”.

“En el colegio nadie daba un peso por mí. Mis tíos le preguntaban a mi mamá que para qué me pagaba la universidad, pero acá estoy con mi agencia de comunicaciones (Largavista), mi programa de radio y Delux. También estoy en la Escuela de Talentos de Canal 13. Soy dueño de mi tiempo, eso no lo cambiaría por nada”.

“Mi mamá no era de esas que rompen las poleras viejas para hacer trapos para limpiar.
Nunca me botó nada. Cuando tenía algún pantalón o polera rota, los llevaba donde una costurera para que me los cosiera”.

“En 2008 colapsé. Dije ‘no aguanto más, así es que chao’. Viajé por Nueva Zelanda, Vietnam, Laos, Camboya y Tailandia. Limpié baños, recogí kiwis y fui voluntario de las Hermanas de la Caridad. Ahí cambié y entendí la vida de otra forma”.

“Tengo 22 pantalones, la mayoría son pitillos porque son sentadores. Pero son pocos los que se atreven a usarlos. Para los hombres son pantalones apretados de mina, no un modelo unisex. Tengo amigos que me preguntan ‘¿por qué usas esos pantalones?’… son más trogloditas. Acá los hombres son mediocres para vestirse, pero están progresando”.

“Siempre fui muy adicto a las Converse y lo sigo siendo, pero ahora también estoy usando zapatos, bototos y botines. Mucho de lo que me pongo depende de mi estado de ánimo. Si estoy alegre, ando de colores; cuando no quiero que me toquen, me pongo mis zapatillas negras o me visto entero de negro para no llamar la atención”.