Belleza

Una chasquilla para cada rostro

¿Vuelve? La verdad es que nunca se ha ido, pero por estos dí­as el flequillo vive un momento triunfal . Muy corto, disparejo, largo y con cuerpo o en diagonal, no hay una tendencia única para este corte que logra enmarcar y rejuvenecer a casi cualquier tipo de cara.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

“La chasquilla es como la patente del corte. Si está mal, se ve todo mal. Pero si está bien es capaz de solucionarlo todo. Siempre va a estar en onda y nunca se va a ir”. Así de categórico es el peluquero Sebastián Ferrer. Y no es el único: la sección de moda del diario New York Times publicó hace un mes y medio un artículo que daba cuenta del flequillo como una de las tendencias más fuertes para este año. Desde la supercorta y definida chasquilla de la actriz Rooney Mara (La Chica del Dragón Tatuado) hasta el estilo largo y con cuerpo de Zooey Deschanel (New Girl) la tendencia también está instalada en Hollywood.

“Más allá de ser una tendencia es una buena alternativa para crear un look diferente. Todas pueden llevarla, lo importante es encontrar el diseño adecuado para cada tipo de cara, de pelo y personalidad”, asegura el peluquero Manuel Oviedo.

Coca Oyarce, de la peluquería Be Cute, dice que el flequillo es un accesorio ideal para enmarcar el rostro. Y que como tendencia internacional, la que se viene con más fuerza es la que cae hacia la frente, cortada recta y tapando las cejas. Pero, independiente de las modas, las chilenas se mantienen fieles a las propuestas más clásicas: “La que más hago es la en diagonal. Es como chasquilla pero no es tan radical. Además es transversal en edades y le queda bien a todo tipo de caras”.

¿CUAL ME QUEDA MEJOR?

Cara redonda

El flequillo puede ser una herramienta perfecta para lograr un ‘efecto adelgazante’ en este tipo de caras. Manuel Oviedo propone una escalonada a los costados y a la altura de los pómulos para angular el rostro. Mientras que Coca Oyarce recomienda un flequillo liviano y diagonal para romper con la redondez. Lo que nunca se debe hacer en una cara redonda, dice Sebastián Ferrer, es una chasquilla gruesa y recta, porque destaca lo ovalado del rostro.

Cara alargada

La decisión es unánime: una chasquilla recta y larga acorta el rostro y lo hace ver más equilibrado. “Es ideal, porque da la sensación de mejillas más redondeadas”, asegura Oyarce.  El estilista Nelson Tangol propone: “Un flequillo recto, grueso y largo que roce las cejas o las cubra”.

Cara cuadrada

Hay que tener más precauciones para elegir. Las líneas rectas pueden acentuar la naturaleza rígida de este tipo de rostros y aumentar innecesariamente su volumen. Los cortes disparejos o asimétricos son la mejor alternativa porque suavizan. Independiente de si la chasquilla es larga o corta,  la idea es armonizar con las formas del rostro. Para Manuel Oviedo, lo más aconsejable sería potenciar la línea entre el pómulo y maxilar, mientras que Ferrer recomienda un desflecado en diagonal.

Cara angulosa

“Le queda bien cualquier flequillo”, asegura Nelson Tangol. Coca Oyarce sugiere una chasquilla similar a la que usa la modelo inglesa Kate Moss, “bien larga y abierta al medio”, porque así aporta volumen a la parte inferior de la cara  y lo suaviza.  “Escalonar los costados desde el maxilar hacia abajo”, propone Manuel Oviedo.

¿Cada cuánto tiempo es necesario cortarla?


Es importante retocarla cada 20 días para que mantenga su forma original, asegura Manuel Oviedo. En la peluquería The Boss, Sebastián Ferrer ofrece recortes gratis y recomienda hacerlo cada tres semanas. “Aunque en realidad va a depender de cuán rápido nos crece el pelo”, completa Coca Oyarce.

Pero más importante que el recorte es la mantención diaria que requiere este look. “Ninguna chasquilla queda donde quieres si no le das tiempo. Mantenerlas bonitas significa pega, si no vas a terminar con el pinchecito al lado y eso es matado”, dice Ferrer. El compromiso: todos los días dedicarle unos minutos peinándola con secador, plancha o aire.

Fuente de juventud


Sebastián Ferrer asegura que la chasquilla es una herramienta perfecta para quitarse unos años de encima. “El flequillo, sobre los 35, te quita años. Porque el pelo pegado a la cara hace que se vean los ojos más cansados y que se potencien las líneas de expresión”, asegura.

¿Pelo crespo? ¿Con remolinos?


Se puede, pero adquiriendo un gran compromiso con la mantención. Para estos dos tipos de cabello, sobre todo para los con remolino, se requiere peinado (con secador) diario e incluso algunos retoques durante el día. El consejo para el pelo crespo es elegir una chasquilla desflecada con poco volumen.

Caras pequeñas: ¡cuidado!


Todo depende de cómo se lleve, pero idealmente un corte de pelo debe contribuir a acentuar los rasgos positivos y disimular las negativos. Por eso recomiendan evitar la chasquilla en caras demasiado pequeñas.

“A ellas no les queda bien ningún tipo de flequillo”, asegura Nelson Tangol. Algo en lo que concuerda la profesional de Be Cute: “Para este tipo de cara es mejor dejar la frente al descubierto. Lo más recomendable es cortar unos mechones laterales a la altura del pómulo o mandíbulas que acompañen el rostro dándole movimiento y volumen”.