Moda

Maxi invierno

Prendas grandes que protegen del frí­o y que apenas insinúan la silueta con su corte oversized. Accesorios prominentes y con personalidad que de complementos pasan a ser protagonistas. Todo XL, envolvente, largo, ancho, volátil… ¡todo maxi! Eso es lo que la lleva esta temporada.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Producción: Gabriella Bianchi  / Maquillaje y pelo: Carolina Laing Valdés

Más es más. Así de simple. Esa es la ley que corre para la tendencia maximalista, ideal para abrigarse sin descuidar el estilo. Las semanas de la moda otoño-invierno 2012-2013, las vitrinas de las tiendas y el streetstyle dan cuenta del boom por esta apariencia cómoda y relajada.

El maximalismo como corriente cultural surgió a fines del siglo XX y dominó diferentes expresiones artísticas, desde pintura, arquitectura, decoración, música y, por supuesto, moda. La estética exagerada de la vestimenta cobró popularidad a fines de un siglo en que la liberación de antiguas restricciones, la pérdida de pretensiones y la búsqueda de un atuendo cómodo e individual eran fundamentales. Lo maxi propuso el juego de una silueta libre que se escondía tras prendas de cortes blandos, y calzó perfecto.

A la sombra del yuppismo de los años 80, caracterizado por un estilo agresivo con trajes de hombros anchos y corte holgado, y de su contendiente, el grunge, movimiento contracultural que terminó por convertirse en moda, las prendas grandes sumaron cada vez más adeptos. A pesar de que durante las décadas posteriores fueron desplazadas por la moda glamorosa de los 90, en los últimos años han tenido un regreso indiscutido.

Sin vergüenza a pedir talla XL

Karl Lagerfeld para Chanel, Louis Vuitton para Marc Jacobs, Stella McCartney y Carolina Herrera son algunos de los diseñadores que subieron esta tendencia a sus pasarelas otoño-invierno 2012-2013. Prendas y accesorios que rápidamente poblaron los catálogos de moda y estantes de tiendas.

“Lo maxi no significa que la figura se expanda, sino que son las texturas las que se abren, permitiendo un mejor movimiento. La gente piensa que la ropa grande hace verse más gorda, pero no es así, si las telas son de buena calidad, tienen buen peso y linda caída, las cosas amplias ayudan a estilizar la figura y a insinuar la silueta camuflando aquello que se quiere esconder”, explica la productora de modas Fernanda Zamora.

Chalecos y suéteres superenvolventes, vestidos y polleras con largos a ras de suelo y estampados que dibujan figuras de grandes dimensiones sobre las telas son los íconos del revival de esta corriente fashionista. Pero el exceso que propone lo maxi también requiere cierta mesura. “Es muy importante equilibrar los volúmenes de las prendas para dar una armonía visual al look. Por ejemplo, combinar un tejido amplio con unos pitillos. Es difícil que todo lo grande quede bien junto, pero si se sabe balancear, una persona baja puede ocupar una pollera larga sin problemas”, agrega Zamora. Así es que afuera viejos mitos y restricciones autoimpuestas, lo maxi calza a todas.

Falda, $18.900, Gap
Cárdigan, $187.000, Paula Cahen D’Anvers
Top, $7.990, Topshop
Esclava, $9.660, Topshop
Collares, $7.990 c/u, Lounge
Bolso, $44.900, Nine West 
Zapatos, $158.200, Jazmin Chebar

Suéter, $46.900, Saville Row 
Falda, $145.900, Jazmin Chebar 
Zapatos, $74.90,0 Nine West
Bolso, $54.000, Steve Madden

Vestido, $111.000, Paula Cahen D’Anvers 
Blazer, $69.990, Topshop
Pulseras, $5.990 c/u, Lounge
Collar, $7.990, Lounge 
Cartera, $115.990, Prüne 
Zapatos, $64.990, Topshop

Ruana, $139.900, Saville Row 
Suéter, $123.500, Paula Cahen D’Anvers 
Botas, $129.900, Nine West 
Collar, $16.990, Rapsodia 
Cartera, $29.990, Lounge

Accesorios de proporciones


Si hay un favorito indiscutido es el maxibolso. Una cartera extralarge que se ha convertido en una verdadera pieza de adoración para las fashionistas, ya que además de contener cuanta cosa se antoje llevar, imprime automáticamente estilo a quien la carga de su antebrazo (siempre con la palma de la mano hacia arriba y sin denotar una gota de cansancio, pese lo que pese, según lo ejemplifican las celebridades). Siguiendo el furor por el aumento de proporciones, la propuesta para este invierno son las plataformas -compañeras ideales de maxifaldas y maxivestidos- que suman varios centímetros de altura, las joyas que no pasan inadvertidas y los grandes foulards y ruanas que envuelven el cuerpo entre vuelta y vuelta.