Belleza

Vuelve el color

Neo punk. Antes, teñirse el pelo de colores furiosos era sinónimo de un look alternativo y transgresor. Hoy tener las puntas verdes, azules o rosadas es tendencia en las pasarelas y también en Hollywood. En Chile, dicen los especialistas, se pide cada dí­a más.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

El movimiento punk, a principios de los 70, lo convirtió en sinónimo de rebeldía; en los 90, y con el mismo espíritu transgresor, revivió gracias al grunge. Hoy teñirse el pelo de rosado, celeste, verde o morado vuelve a estar de moda pero no como una tendencia alternativa: en el 2012 atreverse con tonos poco usuales es chic y ya no necesita de mohicanos ni de un look despreocupado. Esta vez su regreso es más sobrio que en décadas pasadas. Lo que se lleva ahora es usar tonos disparejos principalmente en las puntas, simulando un efecto desgastado que se logra con una decoloración previa. Las revistas de moda internacionales lo bautizaron como: dip dye hair (pelo de puntas teñidas) y en Chile se ve cada vez más.
“Esta tendencia partió de la mano del free style (o efecto surfista), es como una evolución de este look de puntas más claras. Lo que la gente está pidiendo ahora es aplicar colores suaves, como rosado y calipso, pero solo en las partes más rubias”, asegura Jesús Muñoz, de la peluquería Jesús & Leo. La peluquera y especialista en color Kari Windischman coincide con él, y bautizó esta apuesta como “my little pony look”.
Al igual que las cabelleras de los personajes de la serie nacida en los 80, en esta tendencia lo que se busca es lograr el efecto arcoíris pero en tonos pálidos. “Yo lo estoy haciendo cada vez más, generalmente lo piden las clientas que siempre andan buscando algo nuevo. Sobre todo las rubias”, cuenta Kari.  Y ella misma  se acaba de decolorar para luego aplicar un violeta suave. “Conseguí un pink purple gris platino”, dice.
En cuanto a color, Muñoz recomienda para las rubias atreverse con tonos rosados y azules claros, mientras que para las morenas lo ideal es el rojo intenso y el azul. Y si estas últimas igual se quieren atrever con colores pastel, Windischman les advierte que el proceso de decolorado puede ser más agresivo. “Desafortunadamente para lograr esos tonos claros es necesario decolorar dos veces. Es más fácil hacerlo cuando ya tienen el free style (puntas más claras)”, asegura. Para cuidar el color, Muñoz recomienda retocar cada 15 días y usar productos hidratantes.
Es ideal cambiar el acondicionador por una crema, especialmente aquellas que contienen proteína de soya o aceite de argán.

En pasarelas


En su última presentación en la semana de la moda de París, Jean Paul Gaultier desafió la tendencia y presentó a sus modelos con color solo en la base del cabello. Eligió tonos fuertes como el naranjo, verde y azul eléctrico. El responsable de este show fue el estilista Guido Palau, y lo consiguió usando lacas de color no permanente. En cambio, el dip dye hair (color solo en las puntas) se pudo ver en los más recientes desfiles de Yohji Yamamoto, Prada y Pringle of Scotland, entre otros.

Directo a Hollywood


La actriz Dakota Fanning optó por teñir las puntas de su pelo ultrarrubio de rosa pálido; la cantante Katy Perry es una de las que más se han arriesgado con colores fuertes. Usó rosado, verde y ahora azul; Kate Bosworth también llevó este look con puntas de su pelo verdes y bien desgastadas. Y January Jones (Mad Men), hace unos meses agregó mechas rosadas a su melena rubia.

La peluquería de moda: Bleach London


Hace casi dos años que el estilista Alex Brownsell abrió su peluquería, Bleach, en Londres. Rápidamente se convirtió en el lugar favorito de las fashionistas para teñirse el pelo de colores atrevidos y es el referente indiscutido del dip dye hair. Entre sus clientas: estánM.I.A, Florence Welsh y Sienna Miller. Para conocer su trabajo e inspirarse con algunos de sus looks está su sitio web www.bleachlondon.co.uk