Moda

La musa gótica

Ha vendido más de tres millones de discos en todo el mundo gracias a su voz ronca y sus letras llenas de escenas oscuras y románticas. Pero además es una de las favoritas de Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, y de Frida Giannini, diseñadora en jefe de Gucci, entre otros importantes nombres de la industria de la moda. Hoy la británica Florence Welch tiene encantado tanto al mundo fashion como al de la música. 

  • Revista Mujer

Compartir vía email

“El fenómeno Florence”. Así tituló la edición británica de la revista Vogue, en enero de este año, la portada que le dedicó a la cantante británica y voz de la banda Florence + the Machine, Florence Welch (25). Con esa publicación reconocían algo que blogs especializados y casas de moda tan relevantes como Gucci, Chanel, Balmain, Valentino e YSL ya habían pronosticado muchos meses antes: ella sería la nueva musa de la industria.

En un vestido de Chloé y retratada por el lente de Mario Testino, esa portada vino a coronar un año en el que Welch finalizó cantando -en octubre del 2011, y de la mano del diseñador alemán Karl Lagerfeld- la presentación de la colección primavera/verano 2012 de Chanel. También en el 2011, Gucci la tomó como inspiración para crear su colección otoño/invierno 2011, y la diseñadora de la marca, Frida Giannini, adaptó piezas de esa colección para crear el vestuario de la gira norteamericana de Welch. Algo que antes también había hecho la firma británica Topshop.

Lo que seduce tanto de esta cantante a diseñadores y a fanáticos de la música es su capacidad de crear ambientes cargados de atmósferas góticas y dramáticas. Algo que, según ella, viene de su niñez, cuando estaba obsesionada con las historias de terror que leía ávidamente en el jardín de su casa. Hoy, para esta declarada fanática de los vampiros y de la serie de HBO True Blood, la literatura sigue siendo parte importante de su inspiración, al igual que la moda. “Siempre he estado interesada en la ropa. Cuando niña me gustaba disfrazarme para crear ambientes de fantasía y romance. En mi adolescencia me enamoré de las tiendas  vintage y siempre buscaba las ocasiones para vestirme lo más glamorosa posible”, dijo a Vogue TV después de su sesión de fotos para la portada.

Las claves de su estilo


Mezcla de piezas de inspiración moderna con otras que apuntan al glamour de las décadas de los 40 y 70. Actualmente se la puede ver llevando tendencias como el estampado sobre estampado, los tonos dorados y mostaza, las transparencias desde la mitad de la pierna en vestidos y polleras largas y los sombreros estilo Fedora. En peinados también ha impuesto su característico color pelirrojo y definida chasquilla gruesa.