Gastronomía

Gastronomí­a


  • Revista Mujer

Compartir vía email

@la comensala
Madam Tusán

Soy gran admiradora de lo que el peruano Gastón Acurio ha logrado como empresario y embajador de la cocina peruana. Sus restaurantes Astrid y Gastón, La Mar y Tanta ya se instalaron aquí. El más reciente aterrizaje es Madam Tusán, el “chifa” (comida chino-peruana). Estuve allí en la marcha blanca; ahora fui para tener la visión del comensal común y corriente.

Invité a mi madre a almorzar y nos sorprendió que estuviera lleno. Se escuchaba mucho acento peruano (es que el chifa, lo digo por experiencia propia, puchas que se extraña, y acá en Santiago prácticamente no había). A diferencia de los restaurantes chinos, acá la estética es contemporánea, sin dejar de lado los dragones, lacados y espejos. En Madam Tusán todo es rojo y negro, y un gran dragón colorado, con bigote y todo, nos recibe. Individuales de papel y servilletas de género completan el ambiente.

La carta se parece a la del local limeño, donde fui en septiembre. El chifa es cocina china, con mucho salteado y frituras pero adaptada al paladar peruano, con sus picardías. Probamos un sabroso encebichado, pescado cortado como tiradito con pimiento, cebollín y cebolla en tiras, y con masas de wantán fritas para acompañar. El chaufa vegetariano me pareció digno pero no exquisito; le faltaba enjundia. Y si bien el pato con naranjitas y lychees estaba rico y bien trabajado, con sus frutitas que le daban gracia, agregaron unos porotos verdes poco tiernos que echaban a perder el plato. Preguntamos y nos dijeron que era porque no había esa suerte de arvejitas tiernas con vaina plana y que se comen enteras, llamadas holantao. Mala decisión: si no hay, los porotos verdes no funcionan nomás. Por suerte no nos trajeron el wantán Tusán que también pedimos, pues ya no nos quedaba espacio sino para un té jazmín. Voy a volver; me quedan muchos platos por explorar. Ojo, aún no tiene patente de alcoholes. Consumo: lo descrito + 1 vaso de chicha morada: $26.800.

Madame Tusán
Boulevard del Parque Arauco, tel. 219 0152.
Nota: 7/10

Almorzar en el Catedral
Qué entretenido es este restaurante y bar, ubicado encima del más formal Ópera. Aquí se puede almorzar todos los días y les paso el dato que, aunque hay mujeres, es perfecto para vitrinear interesante público masculino mientras se disfruta de un rico plato. Por lo mismo, la propuesta va por el lado más contundente: delicia de atún, congrio a lo pobre, porotos Pancho, costillar a la antigua… todo delicioso.
Merced, Santiago Centro, tel. 664 3048.

Para esta Navidad, ¿por qué no pensar en un menú basado en nuestros excelentes productos marinos? Una entrada de mariscos y, de fondo, algún pescado al horno. ¡Sano, chileno y delicioso!