Belleza

Celulitis: Enemiga pública

Hay una noticia mala y una buena. La mala es que la celulitis no tiene cura en ningún caso. La buena, que se puede mejorar entre un 30 y un 70 por ciento, lo que no es poco.  Los expertos cuentan qué hay de nuevo, y qué sirve realmente.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

La celulitis no es una enfermedad, sino una condición estética. La enfermedad llamada celulitis se refiere a una infección aguda que afecta la piel, pero en forma habitual nos referimos a ella como un cuadro que se presenta en las mujeres y que consiste en una alteración estructural que compromete la capa más profunda de la piel, donde está nuestro tejido graso, y da un aspecto antiestético a la superficie. El llamado tejido adiposo (graso) es una reserva natural de energía del organismo, distribuida de acuerdo al sexo. Por ejemplo, en las mujeres se deposita mayoritariamente en caderas y piernas.

¿Tiene cura?
Nunca va a desaparecer por completo. La Dra. Patricia Apt, de Clínica Las Condes, sostiene que se mejora entre un 60 y un 70% “porque hay un componente genético que no se puede modificar. Hay muchos tratamientos pero ninguno es mágico”. El Dr. Patricio Figueroa, en tanto, asegura que “es difícil disminuir más de un 30%, ya que el problema es profundo en la piel”.

¿Por qué se desarrolla?
Hay un componente genético (si la mamá tiene, seguramente la hija también) y uno hormonal (a partir de la pubertad, con la liberación de estrógenos). El uso de anticonceptivos también puede ser un factor en algunas mujeres, así como la ropa apretada (disminuye la circulación), la mala alimentación y la vida sedentaria. En este sentido, se recomienda evitar el exceso de glúcidos y lípidos, y ordenarse con las proteínas y fibras.

¿Cómo se diagnostica?
Hay que evaluar al paciente de forma multidisciplinaria. Se debe observar cómo están las venas, alteraciones vasculares, retorno de grasas, el drenaje, las várices, alteraciones posturales y alteraciones tiroideas. Si todos esos exámenes salen bien, quiere decir que la paciente solo necesita un tratamiento para la celulitis (y no algo más complejo). Lo ideal son las combinaciones de tratamientos, ya que no hay ninguno que por sí solo sea suficiente.

¿Se puede prevenir?
No, pero ayuda comer sano, no tener una vida sedentaria y realizar un chequeo preventivo con un especialista capaz de identificar si se trata de celulitis o de flacidez, ya que son trastornos que se tratan de manera distinta. Es importante tratar la celulitis apenas aparece para evitar las formas más complejas.
El autocuidado debe incluir una alimentación equilibrada, ingesta de líquidos, una rutina de ejercicios y la utilización de cremas que se deben aplicar con masajes, idealmente desde el abdomen hasta la rodilla.

Agradecemos a la Dra. Patricia Apt, de Clínica Las Condes; Dr. Patricio Figueroa, fundador del World Dermatology Institute; Dra. Cecilia Orlandi de Clínica Orlandi, y a la Dra. Natacha Quezada, de Clínica Carmen Moren por su asesoramiento.

5 Tratamientos que funcionan


1. Radiofrecuencia: se trata de corrientes que dentro del espectro electromagnético producen radiaciones no ionizantes (no dañan la piel). Se aplica con ayuda de máquinas que actúan por calor y que han ido modernizándose. Las más nuevas tienen frecuencias tripolares y multipolares que logran penetrar más y logran un calentamiento hacia la hipodermis, que al cabo de algunas semanas se traduce en un mejor aspecto de la celulitis.

2. Criolipólisis:
es un método que llegó a Chile el año pasado para tratar especialmente los excesos en la zona abdominal, pero también se utiliza para combatir la celulitis. Produce la destrucción del adipocito, que se elimina a través del sistema linfático.

4. Drenaje linfático manual:
requiere de un personal muy entrenado, que realiza masajes en forma manual con movimientos específicos que ayudan a mejorar la circulación y combatir la retención de líquidos.

3. Químicos tópicos, inyectable y orales:
son sustancias que buscan aumentar la circulación periférica, evitar la retención de líquidos y aumentar el metabolismo local y hasta lipolítico. La centella asiática, la cafeína, el extracto de algas pardas y la fosfatidilcolina (un derivado de la lecitina de soya) son algunas de las más efectivas.

5. I-lipo: su resultado es similar al de la liposucción, sin necesidad de pasar por el quirófano. Es una forma de láser de diodo que desestabiliza los adipocitos utilizando pequeñas dosis de energía lumínica. Mejora la textura de la piel de naranja y también estimula la formación de colágeno.