Belleza

Cabello: ¿Cuál es tu tipo?

Gran parte del aspecto del pelo está determinado por la genética, pero otra importante responsabilidad depende de los agentes externos y de los cuidados. Tres expertos en la materia nos cuentan sobre la importancia de identificar cada tipo de cabello y los cuidados especí­ficos que requieren.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

En las mañanas, ¿tiene que despertarse media hora antes porque aunque llueva, truene o relampaguee, no puede salir sin lavarse, secarse y alisarse el pelo? Si se toma un mechón de pelo, ¿encuentra fácilmente al menos 10 puntas partidas? ¿El pelo le dura limpio 8 horas por reloj? O cuando se bajó del avión para sus vacaciones soñadas en el Caribe, ¿su cabello se aleonó cual melena afro? Si su respuesta es sí para algunas de las preguntas anteriores, entonces debe saber bien lo invaluable que es tener un cabello hermoso y lo difícil que es cuidarlo. A continuación, algunas claves para saber cómo hacerlo adecuadamente.

El dermatólogo de la Universidad Católica Néstor Carreño y los destacados estilistas Sebastián Ferrer y Manuel Oviedo recalcan la importancia de realizar un buen diagnóstico del cabello en función de su emulsión, cuáles son sus características y cómo mantenerlo sano, brillante y sedoso.

SECO
Son muy poco elásticos, su aspecto es opaco, y tienen un pH más ácido, lo que se traduce en fragilidad y poco brillo. Según el especialista Néstor Carreño, generalmente son pajosos y con puntas partidas, y no alcanzan el largo natural que corresponde a la genética de la persona. Por sus características, deben ser hidratados con productos específicos. Uno de sus principales problemas es que su cutícula se altera de sobremanera con el uso frecuente del secador y alisador. De acuerdo con el estilista Sebastián Ferrer, los pelos crespos casi siempre entran en esta categoría, por lo que requieren especial cuidado. “El cabello seco necesita ser hidratado constantemente; todos los productos deben apuntar a esta función. Cremas de tratamiento y masajes son muy necesarios, la recomendación es realizarlos por lo menos una vez a la semana”, agrega. Y el especialista Oviedo explica: “Los cabellos rizados son los tienen más volumen, más frizz, cuesta mantener su textura y al tacto son más rugosos. Son más difícil de manejar, hay que estar en forma constante nutriendo, protegiendo y texturizando”.

EL DIAGNOSTICO


Champú para el cabello teñido, raíces grasas puntas secas, ondas aleonadas, frizz y ultrafrizz, spray hidratante de día, noche y mediatarde; todos los días salen nuevos productos para el pelo, y el tocador del baño se va llenando con este sinfín de botellitas, potes y sprays. Pero, ¿usaremos los adecuados? Los especialistas coinciden en que muchas veces no. Así que para ahorrarse tiempo y dinero es importante saber cuál es su tipo de cabello y a partir de ahí seguir una rutina de tratamiento.
“Todos los cabellos deben pasar primero por un diagnóstico capilar para ser lavados con el baño que corresponda, luego nutrir para posteriormente texturizar o aportar otros productos dependiendo de cada caso”, explica el peluquero y embajador de Kérastase en Chile, Manuel Oviedo. Otro dato importante es que la estructura del cabello se transforma constantemente, muchas veces provocada por las agresiones de tratamientos o productos químicos que se aplican las personas. “Los cambios más importantes ocurren durante la pubertad, el embarazo y luego de la menopausia, por lo que se recomienda realizar un diagnóstico cada 2 o 3 años”, explica Ferrer. Además, “cabellos secos o grasos en extremo pueden ser síntoma de algunas enfermedades como problemas tiroideos, déficit de fierro o vitaminas, o alteraciones hormonales”, agrega el especialista en dermatología capilar Néstor Carreño. ¿Dónde?: En Feria Mujer, en Kérastase (stand 102) y The Boss (stand 156).

GRASO
¿Su pro? Son más brillantes. ¿Su contra? El exceso de grasa que producen las glándulas sebáceas del folículo piloso puede provocar demasiado brillo, incluso causando un aspecto de pelo mojado o sucio. En algunos casos, este exceso de grasitud puede estimular la caída del cabello; así es que ojo si encuentra mucho pelo en su almohada o ropa. Además se ensucian con más facilidad, lo que hace necesario más lavados. Este tipo de cabello debe ser tratado con productos astringentes, que disminuyan la presencia de grasa. Lo ideal es que sean con una fórmula cítrica, como manzana, mandarina o limón. Si se aplican cremas de tratamiento, tiene que ser de medios y punta, porque generalmente la grasitud se concentra en el casco. Así es que si su cabello es graso en el casco, pero seco en las puntas, esta categoría es su tipo.

NORMAL
Es el ideal, ni seco, ni graso, justo el punto medio. Tiene un aspecto sano, brillante, y su superficie no presenta irregularidades. La mayoría de las personas entran en esta clasificación. Sin embargo, los agentes externos, así como también las tinturas y tratamientos químicos pueden alterar su equilibrio, por lo que es importante siempre protegerlo y cuidarlo. “Es el ideal y más común, dura más tiempo limpio y es más brillante, pero por lo general es dañado con coloraciones o químicos, así que no se debe descuidar”, advierte Sebastián Ferrer. Si su cabello brilla, pero no es grasoso, entonces dé las gracias porque  pertenece a esta categoría.