Hombres

Mariano Breccia

Es argentino, vive en Santiago desde hace cinco años y es uno de los cerebros, junto a su mujer, Mercedes Martí­nez, de 12-NA Ropa Doceñada. En su taller confeccionan ropa con prendas usadas que adquieren en la misma feria donde compran verduras y frutas. Por estos dí­as preparan una colección inspirada en un personaje mitológico boliviano que será exhibida en octubre en Raí­z Diseño.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Mariano Breccia es un tipo que no tiene escrúpulos. Lo dice él mismo en medio de una carcajada. No es nada grave sino algo tan sencillo como esto: un día se diseña (o ‘doceña’) una prenda para sí mismo en su taller de 12-NA, la usa una o dos veces, se topa con alguien que le alaba lo que lleva puesto y él aplica su falta de escrúpulos: “¿Te gusta?, ¿lo querés?, te lo vendo”, se autocita, y lanza la carcajada. Hace un rato le acaba de pasar una situación semejante aunque en este caso no hubo transacción, solo un préstamo momentáneo: en la mañana llegó a trabajar con una chaqueta de su factura y sus compañeras del departamento de diseño de hombres de la tienda Ripley se la pidieron para hacer un contrapunto con la colección que están armando. Mariano, quien es el director creativo de ese departamento, cuenta que siempre le pasa lo mismo.

Ser un ‘showroom andante’ no parece una mala estrategia para un creador convencido de que la bandera del reciclaje debe compartirse, amplificarse, universalizarse. Desde que llegó a Chile a instalar su proyecto junto a su mujer, la diseñadora Mercedes Martínez, ha sostenido ese principio. Partieron en una casa-taller en avenida Italia y pronto ya eran buscados por productores, fotógrafos, músicos y actores que querían conocer su original forma de reinventar vestimentas desechadas. Esa fue la primera amplificación del mensaje. Luego vino la más reciente, con un cometido interdisciplinario junto al artista plástico argentino Danidan, con quien desarrollaron una muestra para Raíz Diseño 2010; además, participaron en el programa Señor Amor, del Ejército de Salvación de Argentina, con los diseñadores Martín Churba, Mariano Toledo, Pablo Ramírez y Hermanos Estebecorena. 

La tercera fase de la propagación de su mensaje la iniciaron hace pocos meses, cuando Mariano leyó un artículo sobre un pintor chileno que recreaba la estética de los kusillos, personajes de la mitología boliviana. Le gustó la facha bufonesca de las figuras y averiguó que eran una especie de juglares danzantes que se vestían con ropas descartadas por sus dueños. Había que partir a Bolivia. Armó una troupe junto a Mercedes, el cineasta Mauro Bravo y la artista Magdalena Isaacson y en junio pasado viajó con ellos a La Paz. Maduraron el proyecto in situ, encontraron un depósito de ropa indígena en desuso, se llevaron ponchos, gorros y bolsitas descoloridas más unos sacos harineros de seda y popelina, se contactaron con artesanos bolivianos e idearon la base de su nueva entrega que exhibirán en Raíz Diseño 2011. Y también filmaron una película protagonizada por los kusiclos, una especie de kusillos de nueva generación concebidos por el colectivo viajero. El mismo Mariano interpreta a uno de los kusiclos.

 “Durante este solsticio de invierno fuimos a filmar a Tiahuanaco el nacimiento de estos personajes que desde Bolivia empiezan a recorrer el mundo invitando a la gente a reciclar y a andar en bicicleta… Más que una colección es una ceremonia que implica fomentar la utilización del cuerpo humano como medio de transporte”. En las últimas semanas han elaborado ‘remerones’ de seda y popelina, los gorritos han sido reutilizados como aplicaciones y están haciendo ponchos con  textiles hilados en otras épocas. Varias de estas prendas ya están en Japón, en la tienda Wall, propiedad del grupo HP France.

Seguramente Mariano saldrá uno de estos días vistiendo su poncho vintage, se topará con un conocido, hablarán, el conocido le celebrará su diseño y él repetirá su benigna frase inescrupulosa: “¿Te gusta?, ¿lo querés?, te lo vendo”.