Sin categoría

PATRICIA FIELD

1941. Hoy en dí­a es considerada una de las mejores diseñadoras de vestuario estadounidenses. Con años de experiencia y una gran tienda en Nueva York, esta excéntrica y vistosa colorina es la creadora del look de Carrie Bradshaw y sus amigas en Sex and the City. Para muchos, una í­dola.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Patricia Field es una diseñadora talentosa. Vanguardista y arriesgada. Confiesa que le encanta mezclar ropas, colores y tendencias, porque es así como uno puede expresar mejor su personalidad. Su máxima es que la moda sea divertida. “Hay que disfrutar de ella y que te alegre la vida”, proclama. Aunque parezca increíble, su mayor referente es Cleopatra. “Aunque vivió hace 2.000 años, seguimos teniendo una imagen de ella. Su aspecto ha sobrevivido a los tiempos y lo asociamos con un estilo. Para mí, es el ícono de la moda por antonomasia”, dice Patricia.

Nació en Nueva York y creció en Astoria. Su padre era griego y su madre armenia. Ya adolescente, volvió a su ciudad natal, donde estudió Humanidades y Administración, sin jamás imaginar que lo suyo sería el diseño de vestuario. Y vaya con qué éxito. Por apuros económicos entró a trabajar a una tienda de ropa, lo que sería el primer paso para su brillante carrera.

Hoy es una de las estilistas más valoradas del momento. Debutó en la serie Crime Story y, luego de algunos trabajos menores en películas y series de televisión, inauguró su tienda y marca propia, en 1976. Se llama The House of Field y queda en el West Village, a un costado de la Universidad de Nueva York. Tiempo después, en 1992, conoció a Sarah Jessica Parker en la filmación de La Rapsodia. Se hicieron muy amigas. Parker le pidió que se encargara de su vestuario para Sex and the City”. Con ello, Patricia Field sería reconocida internacionalmente.

Cuando creó el look de Meryl Streep en El Diablo Viste a la Moda, fue celebrada por mezclar con gusto y elegancia prendas de diferentes estilos y precios. Ese trabajo le valió la nominación a un premio Oscar.

Cuando le piden consejos para las generaciones jóvenes, dice que lo más importante es “buscar dentro de uno mismo para encontrar un estilo y crear una moda propia”. Lo peor es “ver las revistas y ponerse lo que dictamina una temporada”. Cree en lo que ella llama “democratización de la moda” y asegura que no hay que tener mucha plata para tener estilo. “Puedes gastar mucho en ropa y accesorios, pero si no tienes estilo propio no te verás especial”, sentencia.

Cuando creó el look de Meryl Streep en El Diablo Viste a la Moda, fue celebrada por mezclar con buen gusto y elegancia prendas de diferentes estilos y precios. Este trabajo le valió la nominación a un Oscar.