Belleza

Piel mixta

Ni grasa ni seca. Se encuentra en el medio de ambas y, aunque en algún punto podrí­a decirse que está en perfecto equilibrio, lo cierto es que en ella conviven los problemas relacionados con la oleosidad y también los vinculados con la sequedad, aunque de manera menos radical. ¿Lo mejor? Se arruga más lentamente que las otras.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Tipos de piel
Hay personas que sienten que la piel del rostro les tira. Otras que, por el contrario, apoyan sobre su cara un pañuelo desechable y este sale manchado por la oleosidad. Cualquiera sea su tipo de piel, buscar cuidados específicos y seguir al pie de la letra una rutina de limpieza son claves para retrasar el envejecimiento.

¿Cómo puedo identificar si tengo piel mixta?
“La piel mixta se caracteriza por tener la zona T (frente, dorso nasal, barbilla y la parte central de las mejillas) más grasosa, los poros marcados, y el resto de la cara más seco”, explica la doctora Cecilia Orlandi, dueña de la clínica que lleva su nombre. Se trata del tipo de piel más común y para identificarla hay aparatos específicos pero también una prueba bien simple: si al ponerse frente al espejo el centro de la cara brilla mucho más que el resto, entonces se trata de piel mixta. “Se reconoce también por la presencia de poros o puntos negros, los que no se aprecian en las pieles secas o normales”, dice Hilda Rojas, dermatóloga de Clínica Santa María.

¿El tipo de piel se hereda?
“El tipo de piel lo determina, en parte, la herencia, pero es muy dependiente de las hormonas, por lo que sus características se definen en la adolescencia, cuando empieza la función hormonal de ovarios en las mujeres, y testicular en los hombres”, explica la doctora Orlandi. “Debemos aclarar que la piel adolescente siempre tiene mayor secreción sebácea y también recordar que nuestra piel refleja nuestro estado de ánimo”, completa Bernardita Lorca, dermatóloga de Clínica Alemana.

¿La piel mixta es una piel en equilibrio?
No, pero es normal. Como el hecho de que sea más graso en el centro, porque anatómicamente tenemos mayor número de glándulas sebáceas en la zona T. “Por ejemplo, en la barbilla hay un promedio de 900 glándulas por cm cuadrado, y en las mejillas solo 400”, dice la especialista Orlandi. Para la doctora Lorca, de Clínica Alemana, “una piel equilibrada se ve suave y bien humectada, sin los poros obstruidos por exceso de grasitud”. La doctora Hilda Rojas, de Clínica Santa María (CSM), aporta otra mirada: “En general la piel es la manifestación del equilibrio tanto en la alimentación, como en lo emocional y en lo hormonal”.

Lo mejor y lo peor
“Lo malo de tener una piel mixta es que hay tendencia a que se vea poco aseada, brillante, con tendencia a comedones abiertos y cerrados (puntos negros y blancos) en el centro de la cara. Y lo bueno, es que tiene buena tolerancia a los cambios climáticos y se arruga más lentamente que la piel seca”, comenta la doctora Orlandi. La especialista Rojas, de CSM, opina que “lo bueno es su resistencia al envejecimiento y que requiere menos cremas hidratantes; y lo malo es que se puede inflamar con mayor facilidad”.

Cuestión de clima
Según las expertas consultadas, uno de los motivos que pueden alterar el tipo de piel tiene que ver con la exposición al sol, el estrés, el tabaco y también la polución ambiental: “La polución afecta a todos los tipos de piel, principalmente por irritación directa al tomar contacto especialmente con partículas, que son atrapadas con mayor facilidad en las zonas grasas. La prevención es mantener una buena higiene (dos veces al día), usar antioxidantes locales, como vitamina C y E, o derivados de té verde, berries y granadas”, dice la doctora Orlandi.

Zonas rojas y espinillas
“El enrojecimiento indica inflamación, eso se puede apreciar si hay espinillas u otra patología inflamatoria independiente de si la piel es o no mixta. También las pieles de personas muy rubias se ven enrojecidas”, sostiene la dermatóloga Hilda Rojas. Para prevenir las espinillas recomienda limpiar la piel de manera regular pero no en forma excesiva, “ya que la piel puede sobrerreaccionar”.

Rutina de limpieza
La doctora Bernardita Lorca recomienda limpiar la piel mixta en forma “un poco más intensa que la piel seca”. Exfoliar dos veces a la semana y lubricar con lociones humectantes no comedogénicas (que no tapan los poros). “Siempre limpiar dos veces al día, usar filtro solar diariamente durante todo el año y complementar con antioxidantes. Los productos a usar deben ir en bases no grasosas, adecuadas; en general son mejores los geles o la combinación gel-crema”, complementa la doctora Orlandi.