Sin categoría

Alimentación extrasana


  • Revista Mujer

Compartir vía email

Durante el embarazo y la lactancia, todo lo que la mujer come afecta a su guagua. Luego, la madre es la encargada de enseñarles a sus hijos qué comer, cómo y cuándo, para hacerlos más fuertes y saludables. Estos datos pueden ayudar a las que ya son mamás o están preparándose para serlo.

LAS PRIMERAS PAPILLAS

Muchas veces congelamos la comida de los bebés o la preparamos con demasiada antelación, sin saber que esto puede hacer que se pierdan muchos nutrientes. Nelba Villagrán, presidenta del Colegio de Nutricionistas de Chile, explica que al cortar o moler frutas y verduras se produce una reacción llamada ‘pardeamiento enzimático’, en la que se rompen algunas células, se pierden algunas vitaminas y se modifican micronutrientes. Con el paso del tiempo, el proceso de deterioro aumenta, por lo que lo ideal es consumir frutas, papillas y jugos recién preparados. Si esto no es posible, existen medidas caseras que evitan este problema:

1. Agregar agua con jugo de limón. Esto reduce el pH, lo que evita la alteración de los nutrientes.
2. Sumergir la fruta y verdura cortada en agua. Esto debe hacerse por poco tiempo, para evitar la oxidación.
3. Sumergir la fruta en agua con sal o agua con azúcar.

LECHE DE CABRA
La leche de cabra contiene un 13% más de calcio que la de vaca y además este se deposita mejor en la matriz orgánica del hueso, lo que evita la descalcificación. Parecida a la leche materna humana, es ligera y de fácil digestión: 180 ml se digieren en apenas 20 minutos, mientras que la misma cantidad de leche de vaca demora 3 horas.
La leche de cabra aporta mayores cantidades de zinc y selenio, posee muchos antioxidantes (que ayudan a prevenir enfermedades neurodegenerativas), disminuye los niveles de colesterol y previene la anemia. También es hipoalergénica, por lo que su consumo es muy recomendado en niños.
Lamentablemente, no es muy fácil de conseguir. En Santiago se puede comprar leche de cabra en polvo marca Kbrita, importada de Holanda, a través de los teléfonos. 727 9879 o 9-419 2372.

120 microgramos de ácido fólico tiene un pan de 100 g, debido a que en Chile la harina está enriquecida con esta vitamina del complejo B.

COLADOS ORGANICOS
En Origen Orgánico Market Café se pueden encontrar colados orgánicos de la línea Earth’s Best, traídos desde Estados Unidos. No tienen conservantes, sino que se han preparado como se hacían antiguamente las conservas: a baño maría y cerradas al vacío.
Hay colados para los 4 meses con frutas y también para la segunda etapa, cuando se introducen las carnes de vacuno, pollo y pavo con pastas, arroz y verduras. También hay de legumbres, colaciones y galletas orgánicas. Chesterton 8005, tel.  985 0015. 
www.origenorgánico.cl

2 BUENOS DATOS


Para la digestión de los bebés. Reemplace algunos días las papas o el arroz de las papillas por avena. Mejora el tránsito intestinal y es muy nutritivo.

Kids Super Foods. Este suplemento alimenticio es ideal para niños de 3 años en adelante que no comen muchas frutas o verduras: trae estos alimentos deshidratados a menos de 40%, con sus nutrientes intactos. Se puede disolver en leche, yogur, jugos, batidos o sopas. Un vaso puede incluso reemplazar un desayuno o almuerzo. Se vende en La Chakra, Sánchez Fontecilla 534, Las Condes, tel. 231 4675.

ACIDO FOLICO O VITAMINA B9
Esta vitamina debe estar en nuestra alimentación tres meses antes del embarazo y también durante él, para evitar malformaciones en el sistema nerviosocentral de la futura guagua.
¿Dónde encontrarlo?
Verduras de color verde oscuro: una taza de espinaca cocida aporta 263 mg; 120 g de espárragos, 160 mg; una taza de repollitos tipo Bruselas, 94 mg.
Lentejas cocidas: una taza tiene 358 mg.
Cereales integrales cocidos: aportan 222 mg por taza.
Arroz blanco: una taza tiene 170 mg.
Palta: media palta aporta 45 mg.