Gastronomía

Gastronomí­a


  • Revista Mujer

Compartir vía email

La Comensala
Twitter@la comensala

Ana María

Una de las cosas que me gustan de esta pega, que son varias, es poder volver cada cierto tiempo a los restaurantes que llevan años, para ver cómo andan. Es el caso del Ana María, que partió como picada, pero yo ya no la llamaría así pues hoy es un restaurante hecho y derecho. Estuve allí hace un par de años y no ha habido grandes cambios en su interiorismo: paredes amarillas, cabezas de ciervo y cuernos adornando la pared, sillas de madera y paja, servilletas de género. ¿El público? Grupos de amigos celebrando algo y una que otra pareja ‘chueca’ tal vez, pero básicamente gente que disfruta de la buena mesa.

Esta vez partimos con erizos al matico y copas de vino blanco, que llegaron a la mesa en menos de 5 minutos, con rico pan calentito y pebre casero. Podría jurar que la porción de erizos está más chica (no tengo cómo comprobarlo), pero de todas formas quedamos bien. De fondo probamos una liebre al vino tinto que creímos era puro hueso pero no; traía carne, y harta. La acompañamos con un excelente puré de manzanas casero. El mozo nos sugirió que combinaba muy bien y así fue. La liebre de carne negra y sabor intenso venía tal vez un pelín dura (uno no tiene mucha experiencia comiendo liebres que digamos) pero sabrosa y abundante. Pedí un caldillo de congrio en paila de greda, que estaba en su punto, rico el pescado y el caldo suave, aunque un poco menos intenso de lo que me hubiera gustado.

El servicio nos pareció espectacular, eficiente, rápido, atento a los detalles, mientras se veía a la propia Ana María con su traje de cocinera pasando por ahí. No pudimos evitar pedir una porción de puré de castañas con crema para cucharear. A mi amiga, repostera experta, no le gustó tanto, pero a mí me pareció bien rico. Me dio gusto constatar que la experiencia global de comer aquí sigue siendo muy grata, con la posibilidad de elegir platos que no son fáciles de encontrar. Vale la pena. (Consumo: todo lo descrito + 1 bebida: $30.300).

Ana María

Club Hípico 476, Santiago
Tel. 698 4064
Nota: 9/10