Hombres

José Tomás Infante

Es uno de los fundadores de Kross, la cervecerí­a chilena más premiada en el extranjero en los dos últimos años. Tomó su primera cerveza a los 15 años, pero antes, cuando solo era un niño que tomaba bebidas y jugos, aprendió a podar parronales y a cosechar manzanas en un campo de Lontué.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

“Yo empecé de suche”, me dice José Tomas Infante (36), socio fundador, gerente general y de operaciones de Kross, la cervecería chilena más premiada en certámenes internacionales, con 25 medallas, dos de ellas obtenidas en mayo pasado. No me está hablando de la empresa que dirige desde 2003, sino de una historia muy antigua, que se remonta a su niñez en la viña La Fortuna (qué bonito nombre), fundada por su abuelo materno, el agrónomo Daniel Güell. Ahí, cerca del pueblo de Sagrada Familia, en el valle de Lontué, José Tomás se ofrecía cada verano como temporero vitivinícola y cosechador de frutas: “Era bien chico y cosechaba manzanas, peras y kiwis, trabajaba en el packing, embalando, y también en la bodega”. Nada que ver con cebadas, lúpulos o espumas.

Aparentemente, porque sería su abuelo quien, varios años después  y cuando su nieto ya se había titulado de ingeniero comercial, le dio un impulso que lo llevaría al paraíso de la cerveza.

“Mi abuelo, que es vecino y amigo de Miguel Torres, en Lontué, me concertó una entrevista con él. Yo le expliqué que quería irme fuera de Chile para practicar inglés y que me encantaba el tema del vino. Él me propuso que trabajara en Irlanda del Norte, con un distribuidor que además tenía una tienda”. Qué le dijeron. Al poco tiempo estaba instalado en Direct Wine Shipments, explicándoles a los clientes por qué los vinos de Chile, Argentina, Australia y Nueva Zelanda eran tan ricos. ¿Y la cerveza cuándo? “A las 7 de la tarde me iba con mis compañeros a los pubs. Ahí probé por primera vez la Guinness, como récord Guinness”, me aclara para que lo escriba tal cual. “Te la sirven como a ocho o diez grados. Para nosotros eso es tibio, porque nos gusta tomarla a dos o tres grados. Y además te la dan con menos gas. Al principio la encontré asquerosa, pero a la tercera vez me encantó. Rayé”, admite, pero nunca tan rayado como para perderse el resto de las delicias que ofrecía el paraíso. Probó. Y probó. Y siguió catando, como si fuera un estudiante riguroso obstinado en educar su paladar.

La nostalgia por un vaso de la bebida creada por Arthur Guinness en el siglo XVIII tiene mucho que ver con el origen de Kross. José Tomás me comenta que una noche, ya de regreso en Chile, entró con unos amigos al Geo Pub, un bar de inspiración irlandesa, donde pidió su cerveza favorita y, horror, no había. A cambio, le ofrecieron una Flannerys Stout, fabricada por el ingeniero cervecero alemán Asbjorn Gerlach. Y otra vez rayó. Lo contactó, hablaron, confiaron el uno en el otro, lo llevó a La Fortuna para que conociera la embotelladora de su abuelo, a los tres meses fundaron la cervecería Kross junto a su primo Rodrigo Infante y el empresario Carlos Prochelle, y en octubre de 2004 lanzaron la Golden Ale, su primera creación. Después se asociarían con la familia Schiess y en 2010 se aliaron con la Viña Concha y Toro. “Me conozco el proceso productivo de memoria, alucino con el tema”, me dice con cara de niño entusiasmado. Y le creo.

¿Qué dice tu abuelo de todo esto?
Se ríe con una carcajada. Olvídate lo feliz que está, porque en el fondo ve que lo que empezó como un sueño casi en el garaje de la casa, hoy día se está convirtiendo en un proyecto con mucho futuro, con muy buenos socios.

Lo escucho decir esto y pienso en La Fortuna, ese bonito y providencial nombre de la viña de su abuelo nonagenario. En la fortuna de encontrar a la persona justa en el momento preciso, como esa noche en que la añoranza por un sabor irlandés lo llevó a descubrir a un  compinche alemán que sabía crear aromas y sabores cerveceros.

“Las mujeres, en general, tienen un paladar más sofisticado que los hombres, y son más abiertas a probar cervezas de distintos sabores y complejidades”.