Belleza

Coqueterí­a francesa

HOMENAJE. La evolución de la mujer parisina a lo largo del siglo XX es la inspiración de la nueva propuesta de maquillaje de Aaron de Mey, retratada por el genial Mario Testino.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Femineidad, gracia y voluptuosidad se conjugan de manera perfecta para dar cuerpo y color a la nueva colección de Aaron de Mey, el gran creador de tendencias detrás de Lancôme, que esta temporada se inspiró en la plena emancipación de la mujer.

Desde la Belle Époque a los años locos, el siglo XX marca la irrupción de la mujer parisina en la esfera pública. Un período en el que todo se transforma y se reinventa y el maquillaje deja de ser un camuflaje para convertirse en una auténtica declaración de belleza.

Bajo la lente de Mario Testino, las bellas Daria Werbowy y Elettra  Wiedemann se convierten en las embajadoras de esta propuesta con toques retro que ya aman las mujeres de toda Europa: “Las dos expresan mi visión de una época hedonista en la que, por primera vez, las mujeres pudieron liberarse de las convenciones y expresar su personalidad a través de su look, de sus ropas, su peinado y, por supuesto, su maquillaje”, dice Aaron de Mey.

Los colores


Mandan los contrastes: negro, plateado y nude conviven en armonía y remiten a grandes piezas arquitectónicas, como la mismísima Torre Eiffel. Los tonos cherry se cuelan de manera ordenada, evocando los interiores de una época repleta de tapicerías y terciopelos burdeos y rojos, la máxima audacia de los años veinte.

La piel se vuelve transparente para suavizar el impacto de una mirada penetrante de cejas dibujadas. El esmalte, también en tonos cherry, es el complemente perfecto de una boca ultrasexi.

Consejos de experto, por Aaron de Mey


• El polvo se aplica con ligeros toques utilizando la yema de los dedos. El color más intenso puede reemplazar el rubor y el más claro sirve para iluminar.

• Por su textura, la sombra de esta colección permite crear un efecto ahumado. Se coloca en la raíz de las cejas y se difumina con los dedos. Si la opción es el silver (plateado), se coloca únicamente en el ángulo interno de los ojos para iluminar la mirada.

• El labial se aplica con un pincel fino para un resultado intenso y retro o con los dedos para un look más sensual.