Sin categoría

¡A comer huevo!

Junto a la leche materna, el huevo es considerado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) como proteí­na de referencia, lo que significa que cubre gran parte de las necesidades proteicas que los seres humanos vamos necesitando a lo largo de nuestras vidas.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Más natural

Huevos azules o huevos mapuches.
Provienen de gallinas de la zona de la Araucanía andina, en Lonquimay. Los probé y me pareció que son más fibrosos y de un sabor más suave. Aportan un alto contenido de carotenos, lo que explica el intenso color de su yema. Esto ayuda a reducir los riesgos de problemas cardiacos y aumenta la eficiencia del sistema inmunológico. Se pueden encontrar, al igual que los huevos de campo, en la Ecoferia de La Reina, Avda. Larraín 9750, Aldea del Encuentro, sábados de 10 a 14 hrs. y miércoles de 9 a 13 hrs.

Huevos de campo.
Tienen una yema de color más anaranjada y no han pasado por procesos industriales, por lo que son más sabrosos. Se recomienda consumirlos cocidos, para evitar infección por salmonella.

Huevos biodinámicos.
Las gallinas que ponen estos huevos se alimentan de maíz orgánico o de los productos que genera la tierra en la que habitan, sin exposición a pesticidas o fertilizantes. Yo los compro en La Chakra, Mariano Sánchez Fontecilla 534, Las Condes, tel. 234 2138.

Lo que tiene de bueno

Su aporte proteico se concentra en la clara y es similar al de otros alimentos como el vacuno, el pollo y los pescados. Además, contiene hierro, vitamina D y fósforo. Un huevo al día es la  porción recomendable para la mayoría de las personas.

Más sano

Una manera sana de comer huevos es dejar de lado la mantequilla y el aceite (incluso el de oliva) al cocinarlos revueltos o fritos. Ambos tipos de huevos pueden hacerse simplemente al agua, sin perder sabor.

El mito del colesterol

María José Fierro, nutricionista de Sodexho, afirma que es cierto que la yema de huevo contiene una gran cantidad de colesterol: uno grande aporta 215 mg, lo que representa 2/3 de los 300 mg diarios generalmente recomendados. Sin embargo, este alimento no es responsable de los altos índices de colesterol que afectan a muchas personas. Según la profesional, esto es un mito, ya que ningún alimento debe considerarse como malo a menos que se consuma en exceso. A las personas que deban controlar su colesterol se les recomienda limitar su ingesta de yemas, pero aprovechar las bondades de la clara. Si no hay un alto riesgo cardiovascular pueden consumir 1 a 3 huevos diarios.

Más sofisticado

Los huevos de codorniz son bajos en calorías y contienen menos grasa y colesterol que los de gallina. Además ofrecen un alto aporte de hierro, fósforo, vitaminas A, B1 y B2 y ácidos omega 3. Son una buena alternativa como snack, en aperitivos o en ensaladas.

80 calorías, aproximadamente, aporta cada huevo.