Belleza

Axilas de seda

Cuidados. La piel de las axilas es una de las más susceptibles a los daños, porque está permanentemente expuesta a los roces y a la humedad. Protegerla con buenos productos y elegir el método de depilación más conveniente es fundamental para lucirlas sin pudor.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Siempre son un tema. El objetivo es lucirlas limpias y suaves, pero para ello hay que seguir una rutina de cuidados esenciales. Según los expertos, lo ideal es limpiarlas con jabones hipoalergénicos y utilizar desodorantes en barra, crema o roll on, para evitar cualquier tipo de reacción o inflamación.
“Por ser una piel de pliegue es más delgada y está permanentemente expuesta al roce y la humedad, lo que la hace ser susceptible a daños e irritaciones. Además está cubierta de pelos, que al quitarlos pueden producir una reacción que provoca una pigmentación de la zona”, explica la Doctora Carla Muñoz, dermatóloga de Clínica Santa María La Dehesa. Estas pigmentaciones “se pueden producir por enfermedades como la diabetes o el sobrepeso, pero también hay casos de hiperpigmentación posinflamatoria, que aparecen luego de rasurarse o depilarse con cera. Lo peor es que si la axila se inflama en forma crónica, también se pigmenta en forma crónica”, dice la especialista.

Depilación: distintas alternativas
Aunque algunas figuras de Hollywood como Julia Roberts, Beyoncé y Drew Barrymore intenten poner de moda el vello debajo del brazo, lo cierto es que las chilenas prefieren estar siempre bien depiladas. La Doctora Vierocka Tomulic, dermatóloga de Clínica Dermovein, repasa las diferentes alternativas, sus riesgos y sus beneficios.

Ceras o cremas:
contienen sulfato de bario o tioglicato de calcio, son fáciles de aplicar y  económicas, pero en ocasiones el retiro suele ser doloroso, ya que pueden provocar irritación  en pieles sensibles y manchas de la zona tratada, además de requerir una frecuencia de aplicación constante.

Afeitado con máquinas eléctricas o rasuradora: es muy cómodo para la mujer, pero requiere una mayor frecuencia de uso que las ceras y también tiene el riesgo de cambios pigmentarios de la zona, aunque de muchísimo menor cuantía y duración.

Depilación prolongada con láser: el gran plus que tiene esta técnica, por sobre las otras, es la duración. Se utilizan rayos láser de longitudes de onda precisas para llegar a la raíz del pelo, y ahí producir un calentamiento selectivo de la zona para inducir al principio una miniaturización del pelo y luego una fibrosis de la raíz que lleva a su caída y desaparición.

Electrolisis: estuvo de moda hace un tiempo, pero hoy ya no goza de tanta popularidad. Es dolorosa, requiere suma destreza de quien aplica el tratamiento, pues debe ser aplicado en cada folículo y no es definitiva.

Pelo por pelo
“El pelo de las axilas, al igual que los pelos del resto del cuerpo, tiene ciclos de distinta duración y no están coordinados entre ellos, o sea, cada cual sigue su propio calendario, independiente del vecino”, explica la dermatóloga de Dermovein. Este es el motivo por el cual la depilación láser no se hace en una sola sesión. “El láser actúa sobre un cierto grupo de pelos que están en fase similar, y es por esa razón que no basta con solo una sesión de tratamiento, sino que debe repetirse entre 3 y 6 veces, y luego, dependiendo del tipo de pelo que la paciente tenga en el resto del cuerpo, se deberá hacer posiblemente una mantención una vez por año”, dice.

Neodesodorantes


La tecnología está del lado de los desodorantes. Ya sean en spray, roll on, crema o en barra, todos los nuevos lanzamientos vienen de la mano de componentes novedosos. Protección por más horas, productos que no manchan la ropa y opciones para pieles sensibles son algunas de las alternativas que se consiguen en el mercado.