Belleza

Flor de cassia: El secreto mejor guardado de la India

Cada vez son más las mujeres que eligen productos con componentes naturales en sus fórmulas. Las flores y las plantas, fuentes de inagotables beneficios, llevan la delantera en esta tendencia que intenta combinar lo mejor de los dos mundos: la ciencia y la naturaleza en un mismo envase.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

La cassia es una hierba salvaje que abunda en cada rincón de la India tropical. Su flor es de color amarillo claro y tiene un aroma tan particular como intenso. Cuenta la leyenda que durante cientos de años las medicinas orientales han evaluado sus propiedades desintoxicantes y purificantes. Cuentan, también, que desde el año 2700 a.C. se utiliza para aliviar el dolor y enfermedades de la piel.

Hoy, debido a la tendencia mundial de combinar ciencia con naturaleza en la industria cosmética, la cassia se cuela en los productos de belleza gracias a sus múltiples usos. Está presente en productos dietéticos naturales, se puede utilizar para preparar un té diurético y también para proteger y reparar el cabello dañado. En India se usa como remedio natural para el colesterol y en Cuba, con su semilla preparan café.

“Los beneficios no provienen de la misma parte de la planta, sino que demuestran todo lo que esta tiene para ofrecer”, explica Jeni Thomas, científica senior de Pantene. Ella ha sido uno de los investigadores de distintos países del mundo que han participado en el desarrollo de la nueva fórmula capilar de la marca, que tiene flor de cassia como ingrediente esencial.

Según el estudio presentado por los expertos, que fue publicado recientemente en el prestigioso Journal of Cosmetic Science de los Estados Unidos, “las especies de plantas de cassia tienen beneficios tónicos, carminativos y estimulantes, y generalmente se utilizan para tratar las náuseas. Se ha demostrado que los extractos de la cassia tora (un tipo de esta flor) reducen el colesterol, la presión arterial y alivian la inflamación de los ojos. Las semillas han sido utilizadas para tratar condiciones de la piel, como comezón y soriasis”.

“Por su naturaleza, el polímero (macromolécula) de la cassia reside en la resina del endospermo (tejido embrionario), donde funciona como reserva de energía de la planta y constituye un elemento fundamental de las paredes de la célula que le dan soporte y fuerza”, explica Thomas. “Se trata de un tejido nutritivo que la semilla inserta en el proceso de germinación y que le otorga la suficiente fuerza como para levantarse, producir clorofila y sostenerse por sí misma”, aclara.

Es precisamente este ingrediente el que los investigadores han lanzado como el nuevo componente estrella para el cuidado del cabello. Pero ¿cuál es concretamente el beneficio? “Cuando una mujer se lava el pelo y se aplica el champú se forman burbujas. Las moléculas se distribuyen en las burbujas y, al diluirse con el agua del enjuague, se unen y se depositan en el cabello húmedo para actuar como una capa que absorbe la fricción del entorno y lleva consigo otros ingredientes, como la silicona. Se obtiene una gran protección sin sobrecargar el cabello”, dice Thomas.

Es un hecho. La segunda década del siglo XXI estará marcada por la sustentabilidad y la participación de la naturaleza como uno de los principales actores en todos los ámbitos. La belleza, claramente, no podía quedarse fuera de la tendencia.

Otros usos


En Chile, la semilla de la flor de cassia está presente en distintos productos dietéticos y laxantes de venta libre. Su uso está especialmente recomendado para casos de estreñimiento severo y también como diurético natural.

Lo nuevo para el pelo


Fusión Naturaleza es el nombre de la nueva línea de Pantene que contiene flor de cassia en su fórmula. Está compuesta por dos colecciones, Hidratación Balanceada y Reparación Nutritiva, e incluyen champú, acondicionador y productos de tratamiento.