Sin categoría

BARBARA STROZZI

Agosto 1619 - Noviembre 1677. Fue probablemente la cantante y compositora más famosa del siglo XVII europeo. Con lo poco que se sabe de su vida es suficiente para entender la singularidad y osadí­a de esta mujer. Surgió en un mundo difí­cil, sin la ayuda de nadie.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

En sus tiempos, el Papa Inocencio XI calificaba  la música de “injuriosa para la modestia que es propia de la mujer, porque se distraen de las materias y ocupaciones más dignas de ellas”. Pero la Strozzi logró convertirse en la compositora más prolífica y admirada de todas, incluso más que cualquier otro de sus contemporáneos italianos.

Fue la hija ilegítima del riquísimo poeta Giulio Strozzi, quien había tenido un desliz con una de sus sirvientas, Isabella Garzoni. Nunca la reconoció legalmente, pero se la llevó a vivir con él y la protegió casi con locura. Cuando descubrió su talento musical fundó la Academia de los Unísonos, para que la elite veneciana tuviera a la mejor de las anfitrionas en sus reuniones. Barbara Strozzi, también conocida como Barbara Valle, cantaba en los intervalos, dándose a conocer como la virtuosissima cantatrice. Se formó con el afamado Francesco Cavalli. “Mi cortés preceptor”, lo llamaba.

Lo cierto es que Giulio le fomentó esta carrera musical en exceso, sin detenerse en nada para promover sus actuaciones. Cuenta la española Rosa Montero que incluso la obligaba a posar con los pechos desnudos para los retratos, pues así impulsaría su carrera más rápidamente.

No cabe duda de que fue una mujer talentosa, provocadora, hábil y graciosa. Tras la muerte de su padre, Barbara se dedicó a las composiciones líricas, llegando a publicar ocho colecciones completas de su música. Nadie había publicado tanto, mucho menos una mujer. Lo increíble es que lo hizo sola, sin la ayuda de la Iglesia o de un mecenas, como se estilaba en ese entonces. Ella misma supervisaba el desarrollo y posterior circulación de sus trabajos.

Hay quienes dicen que, en tiempos difíciles, llegó a convertirse en una cortesana de lujo. Pero nadie ha podido afirmarlo con certeza. Lo que sí queda claro es que la Strozzi supo hacerse escuchar y adorar. No por nada un asiduo asistente a la academia llegó a afirmar que si ella hubiera nacido en otro siglo, “sin duda habría usurpado su puesto a las musas, o lo habría elevado de categoría”.