Belleza

Pelo Protegido: Bajo el sol

CUIDADOS ESENCIALES. El verano no es precisamente el mejor amigo del cabello sano. Los rayos UV lo dañan y se vuelve opaco y sin vida. El reconocido peluquero Hugo Guerra y Manuel Oviedo, embajador de Kérastase en Chile, explican cómo protegerse y entregan sus mejores trucos para un pelo brillante y lleno de luz.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

SIEMPRE PROTEGIDAS
Así como la piel sufre con los efectos del sol, el cabello también es afectado directamente, ocasionando un desgaste que a veces es interpretado como iluminaciones naturales lo que ‘visualmente’ es cierto, pero que en la realidad es sólo daño: aumento en la porosidad por la sensibilidad en la cutícula capilar que se siente al tacto como una fibra reseca. La tracción con los cepillos y peines al desenredar se torna más difícil, las puntas se ven claramente partidas  y también el cabello se ve opaco.

Para combatir el daño, la mejor alternativa es utilizar protectores solares para el cabello con filtro UV. También es aconsejable usar un sombrero, jockey o pañuelo, que además puede combinarse con la vestimenta y aportar un toque glamoroso al look de todos los días.

DIME QUE PELO TIENES
“Existen tres tipos de cabellos: normal, seco y graso, y la mezcla de estos tres. Para saber cuál es el propio, lo primero que se debe hacer es revisar el cuero cabelludo. Si es graso, se detecta pasando la yema de los dedos y da la sensación de frotar una vela. Si a ello le sumamos las puntas secas debe usarse un champú neutro (nosotros utilizamos el Rebalancing de Davines) y no frotar el cuero cabelludo. El acondicionador se aplica en poca cantidad y sólo en las puntas”, explica Hugo Guerra.

El cabello seco no posee brillo, es quebradizo y  se debe lavar con poco champú. ¿Un buen tip? Al acondicionador agregarle una cucharadita de miel calentada en microondas para humectar y nutrir. Se debe evitar el uso de plancha y lo ideal es que siempre se seque de forma natural.

El cabello normal es el más difícil de encontrar. Se pueden utilizar distintos productos, pero lo esencial en este caso es lavarlo una vez al mes con un champú para limpieza profunda, a fin de retirar residuos del medio ambiente y refrescar los reflejos naturales.

“L’Oréal Professionnel y Kérastase poseen gamas para cada caso específico, lo que permite mantener el cuidado de la fibra capilar especialmente en verano, logrando una real protección y nutrición del cabello”, dice Manuel Oviedo.

¿PLAYA, CUIDAD o MONTAÑA?
Si se va a la playa, hay que disfrutar el mar pero usando productos para proteger el cabello y, una vez que el sol cae, es importante lavarlo para sacar la sal.
En la ciudad, es adecuado realizar una hidratación del cabello para mantenerlo bello y saludable. Si se hace en un salón permitirá, además, conseguir un momento de absoluta relajación.
En la montaña, el daño crece porque se está más cerca del sol. Así es que hay que aumentar los cuidados de fotoprotección y humectación. Utilizar gorro y aplicar un sérum son excelentes alternativas.

PURO COLOR

Muchos creen que el verano no es buen momento para tinturarse el cabello. Esto, según los expertos, no es tan así. Sólo hay que tomar ciertas precauciones para evitar las decoloraciones. “Recomendaría bajar las iluminaciones para que de regreso no estén los cabellos tan desgastados y sensibles”, sugiere Manuel Oviedo.

TUCOS CASEROS
Para el brillo y los reflejos rojizos: preparar una infusión de té rojo, dejar enfriar y aplicar en el cabello durante el último enjuague.
Para prevenir la grasitud: hervir 2 limones trozados por 5 minutos, filtrar y poner el líquido en un rociador para ser usado después del lavado.