Gastronomía

Gastronomí­a


  • Revista Mujer

Compartir vía email

La Comensala
Twitter@lacomensala

María del Mar


Por este pequeño local, donde hoy priman los tonos celestes y blancos, han pasado muuuchos restaurantes; entre ellos Coté Fromage y Conchas Negras. Ahora está María del Mar, y para conocer su propuesta aproveché de invitar a una amiga con quien no almorzábamos juntas hace un año. En las otras mesas, el público también era mayoritariamente femenino. Para celebrar el encuentro, ella pidió un pisco sour dulcecito, que le gustó mucho, y yo una copa de sauvignon blanc. Picoteamos un muy personal cebiche de corvina, que traía habas, palta, cebolla morada, tomate y salmón, bien rico. También un tártaro de atún con almendras y sésamo negro, nada especial. Las empanaditas de carne mechada y queso roquefort en masa de wantán y con salsa de pimentón nos parecieron de vicio, crujientes y muy buenas, así es que volaron mientras nos poníamos al día. De fondo probamos un mahi mahi (pescado de Isla de Pascua) con una pastelera tan rústica que me pareció excesiva en hollejos, y un chutney de tomates reguleque, por usar una palabra de moda. También una ensalada verde con camarones envueltos en masa de wantán y fritos, los que lamentablemente se enfriaron rápido al contacto con la ensalada y perdieron su ‘crujencia’. A la hora del postre nos tentamos con una algo fuerte mousse de roquefort -demasiado firme para ser mousse- con berries y helado de frutos del bosque. La mousse de chocolate, cuya base nos pareció de chirimoya, estaba bien rica.
La atención fue lenta, pero amable. Un detalle que me molesta cuando se usan servilletas de papel es que no las renueven en cada plato. Una sola servilletita de papel no da abasto para una comida completa. La terraza al paseo El Mañío es muy agradable, eso sí. Consumo: $51.200 todo lo descrito más dos bebidas y un café.

María del Mar
El Mañío 1665, Vitacura;
tel. 717 3876.

Nota: 6/10