Hombres

Leo Prieto

Es uno de los referentes locales en materia de tecnologí­a y socio fundador de BetaZeta, la red de medios virtuales más grande de Latinoamérica. Aquí­, su asombrosa historia.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Esta es la historia de un niño que vivía en diferentes países porque su padre viajaba mucho (era diplomático). El niño, que se llamaba Leo, era muy, muy curioso y amaba el mar y los animales que lo habitan y los documentales de Jacques Cousteau. También le gustaban mucho los logos de las marcas que veía en los países en que vivía, como Coca- Cola o Camel. En todos lados estaban los mismos, sin importar el idioma que se hablara en cada parte, y eso a Leo le parecía fascinante. Claro, lloró el primer mes que llegó a Tailandia o a Brasil, porque extrañaba a sus amigos, pero al cabo de un tiempo se sentía maravillado por todas las cosas nuevas que veía a su alrededor. Entonces Leo empezó a dibujar. Dibujaba logos.

Cuando tenía 13 años llegó a su casa un computador y se dio cuenta de que con él podía hacer los logos de sus bandas de rock favoritas, como Nirvana y Metallica, y llevarlos al colegio para que los vieran sus amiguitos, quienes siempre quedaban muy impresionados.

Desde entonces Leo cambió un amor por otro y decidió que lo suyo ya no era tanto el mar sino la tecnología, y conoció internet cuando casi nadie lo había escuchado nombrar.

Cuando Leo tenía 15 aprendió a diseñar sitios web y se propuso crear su propia empresa. Escribió: ‘Hola, somos una empresa que hace logos y páginas web”, lo subió a la red y se fue al colegio. Cuando volvió tenía un mail. El gerente general de una compañía de telecomunicaciones quería contratar sus servicios. Corría el año 1995 cuando, un viernes en la tarde, después del colegio, Leo se reunió con su primer cliente, el primero de muchos.
La empresa creció y creció, y Leo también. Con el tiempo se transformó en un joven emprendedor. Creó las páginas web de algunas de las compañías más grandes de Chile, ganó premios y cuando tenía 19 años el que entonces era Presidente de la República, Ricardo Lagos, lo invitó a su gira a Silicon Valley, donde conoció a Bill Gates.

Hoy, Leo es uno de los socios del grupo BetaZeta, una red de comunidades virtuales que ya se expandió por el continente y más allá, que recibe 7 millones de visitas al mes y que aspira a  ‘revolucionar los medios masivos’. Tiene 31 años, una hija, mucho carisma y una popularidad inusual para alguien que no sale en TV. Será por el éxito de su sitio web FayerWayer. O por sus patas.