Belleza

“Las canas NO me parecen sexis”

Hace 30 años, cuando nadie hablaba  de cosmética orgánica, Jean-Franí§ois Lazartigue creó la exclusiva marca  francesa que lleva su nombre. Madonna, Julia Roberts, Sharon  Stone y Nicole Kidman son sólo algunas de las miles de mujeres  que se han cautivado con sus  productos capilares. Aquí­, revela  parte de sus secretos.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

De punta en blanco y con una facha que ya se la quisiera cualquier hombre de su edad, Jean-François llega a la entrevista. Vino a Chile en un viaje relámpago para visitar su punto de ventas en Santiago, uno de los tres que tiene en Sudamérica. Luego de los protocolares dos besos -uno en cada mejilla-, y con el atractivo acento que caracteriza al idioma francés, se dispone a responder amablemente las preguntas. Parece mentira que este hombre elegante y refinado haya comenzado casi por casualidad.

“Cuando tenía 16 años mis padres se separaron. Mi mamá tenía un salón de belleza y yo me quedé con ella. En ese minuto no pude terminar mis estudios de ingeniería y comencé a trabajar ahí. Fue así, por cosas del destino que partí en esto”, cuenta.

De ese joven inexperto peluquero queda poco, más bien nada. Hoy, sus palabras infunden respeto en el mundo entero y su visión de los cuidados capilares lo han catapultado a las páginas de belleza de las principales revistas del mundo.

¿En seguida se apasionó por el cuidado del cabello?
Fue un proceso. Me di cuenta de que el problema que afectaba a la mayoría de mis clientas era que tenían el cabello con frizz, y para eliminarlo lo dañaban más con productos agresivos, secador de pelo o planchas. Los peluqueros no sabían ni tenían las herramientas correctas para tratarlo, entonces decidí enfocarme en el caso de los cabellos frizzados. Como mi fórmula funcionó tan bien en el pelo dañado, resultó aun mejor en los sanos. Así comencé a desarrollar mi gama de productos.

¿En qué se basó su propuesta?
Es un planteamiento anticomercial, que no sigue las modas y que privilegia la eficacia ante todo. Mis productos poseen una alta concentración de extractos de algas y plantas, como marca la tendencia eco, pero también tienen químicos. La gran diferencia es que éstos no dañan el cabello.

¿Cómo se logra esa fórmula?
Ensayando, haciendo muchos experimentos. Hago una fórmula y la voy probando, primero sobre mí y luego sobre mi señora. Y si funciona, se la aplicamos a los empleados.

¿Y su señora lo permite?
Claro, es parte de nuestro trabajo.

¿Cómo llegó a convertirse en uno de los estilistas más reconocidos de Europa?
Cuando desarrollé mis productos yo mismo fui y se los presenté a los periodistas. De algo tenía que vivir…

¡Qué valiente!
Sí. Me paré como Jean-François Lazartigue y les mostré lo que había creado. Tuve la suerte de que una periodista de Vogue había ido al salón de mi madre y le llamó la atención lo que yo hacía, así que comenzó a escribir artículos sobre mí y sobre mis productos, que demostraron ser buenos. El secreto está en el espíritu con que se crea.

Y ese espíritu es…
Considerar el cabello como un elemento de seducción. Sobre todo las mujeres tienen la necesidad y ganas de seducir, y un lindo cabello da mayor seguridad a la hora de hacerlo. Debes preocuparte de que no se caiga, que brille, que esté fuerte y sano. Y también de teñir las canas con un lindo color.

¿No cree que las canas en una mujer puedan ser sexis?
De ninguna manera. Las canas reflejan que se es mayor, y eso juega en contra al momento de seducir. A un hombre no le dan ganas de seducir a una mujer llena de canas, tal vez le tenga cariño, pero al momento de conquistar no va a privilegiar a una mujer de cabellos blancos. Mi madre tiene 92 años y se tiñe el cabello. Como arma de seducción el cabello teñido es mejor.

El dato


La gran innovación de Lazartigue es su Emulsión Colorante. Una tintura libre de amoníaco y agua oxigenada, los principales responsables de oxidar y dañar el cabello teñido. A diferencia de otras coloraciones, ésta se adhiere al pelo sin alterar su composición interna, conservando la estructura natural del pelo y recuperando su calidad y brillo. ¿Qué contiene la coloración? “Ése es mi gran secreto; sólo te puedo decir que no hay equivalente en el mundo”, concluye Lazartigue.

¿Dónde?


En Santiago sus productos están en el salón de belleza Lazartigue
(Alonso de Córdova 3875, L. 1. Vitacura; tel. 2451000).