Gastronomía

Gastronomí­a


  • Revista Mujer

Compartir vía email

La Comensala
@lacomensala


La Cevichería
6/10

Apenas anunció que abriría sus puertas, visité este pequeño local en Providencia, hermano de La Bifería (de hecho, comparten baño y terraza). Es chiquitito y la oferta breve.

Cuando entré a La Bifería para ir al baño, sentí que el señor que estaba en la puerta me había reconocido. Tate, dije yo. Pero salí de lo más campante, pensando que ojalá fueran ideas mías. Sin embargo, mi acompañante me comentó que le habían preguntado si venía con la señora que fue al baño. Y después todo intentó fluir rápidamente; hubo muchas sonrisas y mucha amabilidad también. Sospechoso.

Pedimos un pulpo al chimichurri que estaba mundial, exquisito, aunque un tanto aceitoso. También un tiradito nikkei de atún fresco y carnoso, con una salsa mejorable, cargada al glutamato (condimento muy salado). El tercer plato, un cebiche mixto, estaba perfecto en términos de frescura y de técnica peruvian style: la cebolla y el pescado bien cortados; buen tiempo de sometimiento al limón. Era levemente picante al comienzo y más picante hacia el final, pero le faltaba ese no sé qué que vuelve enviciantes a los cebiches peruanos. El camote cocinado con azúcar y especias, muy bueno, lo mismo que los choclos con un toque de anís. Buena idea servir ‘vasos’ de pisco sour, vino blanco o espumante a precios razonables (desde $1.500). Mientras comemos, en la calle está todo lo entretenido que tiene Providencia: estudiantes, diseñadores, viejitos y el infaltable choro vestido de traje sapeando a quién robarle el notebook. Por suerte el dueño le dio una mirada tal, que el tipo siguió caminando sin concretar sus planes.

Junto con el suspiro de lúcuma llegaron dos copas de licor de moras de cortesía. Unos minutos después el chef Diego, un peruano muy simpático, se acercó a la mesa para preguntarnos qué nos había parecido todo. Le dijimos lo mismo que aquí está escrito y él prometió trabajar sobre estos puntos, así es que obligada a ir nuevamente, pues me pareció una propuesta entretenida y pegadora. Consumo: $23.400 todo lo descrito + 1 Inka Kola y 2 vasos de vino.

La Cevichería, Pedro de Valdivia Norte 065, Providencia. Tel. 231 4677.

Tanino, en Casablanca


Después de dar una vuelta por los viñedos de Casas del Bosque, quédese a almorzar en Tanino, donde el chef Álvaro Larraguibel y el enólogo Grant Phelps logran un excelente maridaje. Pueden partir probando la tabla para sauvignon blanc (cebiches, empanadas y machas con pebre de palta) y de fondo, por ejemplo, chuletas de cordero sobre puré de berenjenas y ragú de tomates con el syrah gran reserva.

Tel. 377 9431; www.casasdelbosque.cl

Juan y María


Lindo nombre tiene esta empresa que está partiendo con una entretenida propuesta: pinchos y tablas listos para servir. Los pinchos son una tradición vasca ideal para disfrutar sin ensuciar platos ni cubiertos. Mis favoritos fueron los pinchos de choros rellenos, los de calamar y los de jamón serrano con pepino; pero la oferta es grande y la propuesta, contundente.

Tel. 986 2509; www.juanymaria.cl

Biancolatte


Siempre se agradecen nuevas propuestas como la de Biancolatte. Ahí se pueden encontrar desde milkshakes y yogushakes hasta refrescantes granitas (suerte de jugos escarchados) con sabores como cedrón-naranja o té verde y berries, además de barquillos desde $990. Lo más entretenido son los shots, unos tubos de ensayo con distintos ingredientes para personalizar los helados ($290): pasas, maní, chubis, pistachos, etc.

Portal La Dehesa, L. 6021.

Chilenazo 2.0


Este clásico restaurante que lleva más de 30 años dedicado a las parrillas y la cocina chilena acaba de abrir un nuevo espacio en el centro. La idea de Boulevard Chilenazo es romper con los estereotipos de los locales dedicados a la cocina nacional: todo es contemporáneo y más bien minimal. Lo que sí dicen que no cambian son sus embutidos -prietas, chorizos y choricillos- hechos en casa. Habrá que ir a probarlos.

Libertad 37, Santiago; Tel. 682 4884; www.chilenazo.cl

Chile, terroir de viñas


Un nuevo libro recorre 400 años de historia de las viñas en Chile desde perspectivas múltiples, cada capítulo a cargo de especialistas reconocidos, como Héctor Rojas, Rodrigo Alvarado, Gonzalo Rojas Aguilera, Ana María Barahona y Sara Bertrand, entre otros. La idea de la publicación es rescatar el valor cultural, social y artístico de nuestro país y su fuerte identidad vitivinícola. El libro se realizó en forma conjunta con La Cav (Club de Amantes del Vino) y se puede comprar en www.josefinarosner.com.

Esperando la Navidad


¿Qué niño no hace la cuenta regresiva de cuántos días faltan para que llegue Navidad? Por eso la repostera Alison Friedli hizo Calendario de Adviento comestible: cada día es una galleta de mantequilla que se pueden ir comiendo hasta la Nochebuena.

Cuestan $18.500. Pedidos con 48 horas de anticipación al tel. 436 0233.