Hombres

Salí­ con

Experto en artes marciales, el actor de Mandrill cree firmemente que su cuerpo es lo más sagrado que tiene, y por lo mismo lo cuida como hueso de santo: no fuma, no toma y no se harí­a tatuajes.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

 

VENTANA DEL ALMA

“No puedo mentir ni guardarme ningún secreto, porque ellos me delatan. Además me sirven para detectar a  sujetos de miradas turbias, que siempre atesoran secretos bastante cochinos”.

 

SOY TÍMIDO

“De niño me piropeaban los glúteos. Las niñas  me miraban el poto,  lo tenía bien parado a causa de mi  entrenamiento físico. Todavía  me lo miran, pero a mí me da vergüenza. Soy una persona esencialmente tímida”. 

 

BUENAS PIERNAS

“Están más desarrolladas que lo normal porque impulsan mi cuerpo, y como soy artista marcial me ayudan a lograr la velocidad y explosividad que requiero. Si no las tuviera así   no llegaría a ninguna parte”.

 

ALIMENTO RACIONAL.
“Cada vez que me meto algo a la boca pienso qué me va a aportar, de qué me va a servir. Lo único que me lleva a extraviarme es el chocolate. Tengo claramente un problema con el chocolate”.

 

PULSERA MÁGICA.

“Llevo una pulsera que me equilibra. Yo mismo la inventé y  es mi ‘ionizador personal ‘. Este producto emite iones negativos que el cuerpo absorbe, y que contrarrestan la acción de los cationes que están en el medioambiente. Para mí es básica”.  

 

MANOS GOLPEADAS.

“Mis nudillos están recubiertos por una piel gruesa y costrosa. Las artes marciales me los han formado así desde que empecé a entrenar a los seis años, cuando vi una película de Bruce Lee ”