Belleza

¿Qué edad tiene tu escote?

En el cuello aparecen las primeras arrugas. Proteger esta zona
olvidada del cuerpo es esencial para lucir un rostro joven,
más allá del paso de los años.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Las primeras señales del envejecimiento no aparecen en la cara, sino en el cuello y el escote. Y las manchitas iniciales de la vejez, también. Es que la piel de esta zona es más frágil que la de la cara y, para peor, en general la cuidamos menos. “Es importante saber que se trata de una piel de transición, que está entre la facial y la del tronco, y que sus glándulas sebáceas son menos numerosas. Esto se traduce en una menor cantidad de grasa, componente esencial del filme hidrolipídico que protege la piel de la agresión de los factores ambientales”, explica la doctora Patricia Apt, dermatóloga de Clínica Las Condes.

Una necesidad para cada edad

Si bien las necesidades de la piel del cuello son casi las mismas que las de la cara, no significa que se deban utilizar los mismos productos. En ambos casos son importantes la protección solar, la hidratación y las fórmulas antienvejecimiento, pero al elegir el tipo de crema hay que tener en cuenta la edad: A LOS 20: utilizar una leche de limpieza y luego un hidratante con protección solar. A LOS 30: se pueden empezar a sumar fórmulas con antiage que contengan retinol, vitaminas y antioxidantes. A PARTIRDE LOS 40: usar los mismos activos antiedad y agregar sustancias tensoras que mejoren la flacidez del cuello. “En la actualidad se han agregado sustancias descontracturantes con efecto ‘botox’ que se pueden formular en recetario magistral con excelente efecto, y en ocasiones hay que disminuir las concentraciones de los preparados que se hacen para la cara, ya que la piel del cuello es más delgada y sensible y se puede irritar”, explica Apt

Cuidado con el sol

En cuanto a los efectos nocivos por el sol (fotodaño), hay que considerar que el cuello tiene menos melanocitos que la cara, lo que implica una menor capacidad para el bronceado, que es el protector natural de la piel frente a la radiación UV. El resultado es una piel naturalmente menos protegida y que envejece más rápido que el rostro. Además, el cuello debe estar constantemente luchando contra la fuerza de gravedad, la flacidez de los tejidos y la agresión de los rayos UV. Por eso en cualquier momento del año es fundamental protegerlo con una crema que contenga SPF 20 o más.

Identifica el tipo de daño

Según los especialistas, los principales daños que se observan en el cuello y el escote son las líneas o arrugas horizontales: son pliegues que se van marcando al flexionar el cuello. Cuando aumenta la contracción del músculo se producen otras líneas en sentido vertical, que van desde el mentón hasta el escote y se llaman bandas platismales. La fragilidad de la piel determina la temprana aparición de flacidez, lo que acentúa aun más las arrugas. Con el paso de los años y la deficiencia de estrógenos decae la actividad celular que da origen a las fibras de colágeno y elastina. Esto puede derivar en la aparición del doble mentón o papada, ya que la falta de tonicidad que se produce es especialmente notoria en la parte inferior de la cara y en el cuello a causa de la gravedad.

Con una ayudita de la ciencia

Shock nutritivo: se realiza una limpieza y luego se exfolia la piel del cuello y el escote con aha alfahidroácidos, que es una mezcla de ácidos frutales. A continuación, se aplica un tratamiento nutritivo reafirmante con ampollas de placenta, colágeno y elastina y se procede a aplicar una máscara reafirmante, Después de unos 20 minutos se aplica ácido hialurónico más un velo de colágeno. (www.ayelenspa.cl)

Radiofrecuencia Tripollar Apollo 50: es un equipo
de uso médico con 50 watt de potencia. Para combatir
la flacidez se aumenta unos 4 grados la temperatura
corporal de la zona a tratar. Los resultados
son inmediatos y se debe repetir el tratamiento por
6 a 8 sesiones. (www.donka.cl)

Láser Fraxel: para tonificar, mejorar la flacidez y
arrugas del cuello. Cuando se produce una pérdida
importante de retracción cutánea, a veces es necesario
complementar con una cirugía como un lifting
de cuello. (www.clc.cl)