Belleza

El mejor pelo

Afuera el frí­o es atroz. Entramos a la casa y la
calefacción está encendida. Horas más tarde
volvemos a salir y otra vez se siente helado. Son
estos cambios de temperatura los que complican la
salud del cabello en invierno. ¿La mejor manera de
cuidarlo? Identificar el verdadero problema para
aplicar la solución adecuada.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Cómo elegir el champú

Independientemente del tipo de pelo, siempre conviene elegir productos formulados con extractos vegetales activos. Por ejemplo: extracto de lino, de centeno, de michay y de rosa mosqueta. Estos productos son ricos en omega 3, fibra y proteína, y ayudan a la renutrición del cabello. Otro ingrediente esencial es la Bio-ceramida, que es 100% compatible y similar a la ceramida natural del cabello. Este componente envuelve la fibra capilar reparando y reforzando todas las zonas maltratadas del cabello.

Con coloración

Es un mito creer que el invierno no es buen momento para realizar una coloración. Si el peluquero diagnostica que la fibra capilar está sana, entonces el cabello se puede pintar. ¡Atención!: si el pelo ha sido sometido a algún tratamiento abrasivo, como permanente o alisado, lo mejor es esperar al menos un mes antes de realizar una coloración, ya que la fibra puede estar reseca o dañada.

Muy quebradizo

La mejor manera de prevenir que el cabello se quiebre es cortarlo regularmente (cada dos o tres meses). Dejarlo crecer pensando que así ganaremos peso y volumen es un error muy común. Cortarse el pelo es una de las formas más sencillas de mantenerlo saludable. Si no, el daño que comienza con puntas florecidas (donde el cabello es más viejo) puede subir por el interior del cabello dañando toda su longitud.

Lavado frecuente

Para evitar que el pelo se debilite, un truco sencillo es espaciar el lavado. Las personas con cabello seco o cabello normal (no las de pelo graso) no deberían lavarse la cabeza todos los días. Y, al hacerlo, se deben secar con una toalla suavemente y sin friccionar. Para peinar, cuando el pelo este húmedo conviene evitar el uso de un cepillo pues puede estropear las cutículas. Lo mejor es utilizar los dedos y si está demasiado enredado, un peine de madera o un cepillo de cerda natural. Las cremas nutrientes e hidratantes, que protegen la cutícula de los cabellos, son las principales aliadas. Impiden la pérdida de agua y de masa capilar.

Abuso del secador

Durante todo el año, pero especialmente en esta época, cuando los cambios de temperatura son permanentes, se debe reducir al mínimo la utilización del secador y la planchita. Ocurre que el calor directo disminuye el film natural que protege al cabello, aumentando la fricción entre cada fibra capilar. Esto hace que la cutícula se dilate y se debilite. En todo caso, los expertos recomiendan utilizar productos específicos como óleos nutritivos con aceite de almendras, aceite de coco o aceites frutales. Y, antes de utilizar planchita o secador, aplicar algún producto preventivo con provitaminas que actúan como escudo y evitan el daño.

¡Lo nuevo!

Mieloterapia: es lo más nuevo para lograr un cabello soñado. La crema capilar para baño a base de miel tipificada y aminoácidos aporta al cabello la combinación perfecta de humectación y nutrición capilar. Es que la miel, conocida por sus propiedades desde la antigüedad, aporta vitaminas, aminoácidos y un conjunto de minerales esenciales que nutren y fortalecen al cabello.

SOS: se me cae el pelo

La calvicie está aumentando en todo el mundo. Según los expertos, el estrés y el deterioro de la calidad del aire en las grandes ciudades tienen mucho que ver. ¿Lo nuevo? FUE (Folicular Unit Extraction): es una técnica de cirugía capilar totalmente revolucionaria. En un trasplante convencional, lo que se hace es realizar una extracción de una tira de piel con pelo de la parte posterior de la cabeza, y luego diseccionarla (bajo visión microscópica) para obtener unidades foliculares trasplantables. Esta nueva técnica, en cambio, extrae esa unidad folicular directamente del cuero cabelludo y la inserta en las áreas despobladas (como si se tratara del pelo de una muñeca) una por una. La principal ventaja es que no hay costura, ni ningún signo visible del trasplante. Además el postoperatorio es muy rápido y se puede utilizar pelo de distintas partes del cuerpo (pecho, brazos, piernas, área púbica) para añadir densidad adicional, lo que es conocido como BHT (Body Hair Transplant). Eso sí, antes de llegar al trasplante, mejor es utilizar productos con minoxidil, que incrementa el flujo sanguíneo y estimula el crecimiento del pelo.

¡ARRIBA EL ÁNIMO!

Esta comprobado: la relación entre los estados de ánimo y el cabello existe. Y es mucho más estrecha de lo que se cree. “Así como cuando un animal está nervioso sus pelos se erizan, cuando un ser humano sufre, esto repercute en el cabello de distintas maneras: se vuelve inmanejable, pierde brillo y finalmente se cae”, explica el tricólogo argentino Miguel Cisterna, experto en salud capilar.

Tips de experta

Por la peluquera Romina Carvajal, ganadora del Reality Sedal Co-Creations.

1. La contaminación afecta el cabello más de lo que nos imaginamos, los poros se cierran y se ve sucio. Lo mejor en este sentido es elegir un champú de uso frecuente.

2. Lo que más me gusta es nutrir el pelo de manera natural, aplicando aceite de oliva en las puntas o preparando máscaras caseras con miel de abeja derretida.

3. En invierno es imprescindible realizar semanalmente tratamientos de nutrición, idealmente con productos que contengan filtro solar.

4. Para dominar los pelos rizados, nada mejor que una crema para peinar después de la ducha. Los mejores productos son los que contienen serum reparadores. Dan forma al rulo y a la vez nutren el cabello.

5. En lo posible, no atar el cabello y dejar que se seque naturalmente. Así se ventila y evita que se acumule humedad excesiva.

6. La humedad y el frizz son enemigos íntimos: ¡No hay mucho que hacer al respecto! En invierno, un producto antifrizz resulta imprescindible, aunque por los efectos del clima los pelitos asomarán de todas maneras. perfecta de humectación y nutrición capilar. Es que la miel, conocida por sus propiedades desde la antigüedad, aporta vitaminas, aminoácidos y un conjunto de minerales esenciales que nutren y fortalecen al cabello.