Columnas

Simple elegancia: La tendencia actual


  • Revista Mujer

Compartir vía email

La elegancia es sin duda una de las palabras más enigmáticas del diccionario. ¿Cuál es su definición real? ¿Qué se considera elegante y qué no? ¿Hay parámetros? ¿Límites? ¿Qué ocurre en Chile al respecto? ¿En qué tenemos que fijarnos las mujeres para alcanzar la tan anhelada elegancia?

Para el mundo de la moda los conceptos fundamentales siempre serán las tendencias, la creación y la inspiración. Pero no importando los cambios permanentes que vemos en las pasarelas del mundo año tras año, es fundamental entender que todo lo que vemos o vestimos puede ser elegante… desde un espléndido vestido de novia de Vera Wang, un perfecto traje negro de Armani, un excéntrico corsé de Jean- Paul Gaultier o hasta un espectacular y dramático zapato de plataforma extra alta diseñado por el fallecido maestro de la moda Alexander McQueen. El secreto está en cómo lo mostramos.

Es por esta razón que como mujeres amantes de la moda debemos ser muy cuidadosas al momento de elegir nuestra ropa, poniendo especial énfasis en que la clave está en sentirse cómoda y saber hasta dónde llegar en tendencia, colores y accesorios. Esto es simple si es que tenemos claras las cosas que una mujer siempre debe tener o necesita en su clóset, prendas que he incluido en todas mis colecciones con ciertas modificaciones, dependiendo de la tendencia del momento y entendiendo los gustos y necesidades de la mujer actual.

El LBD (Little Black Dress) para un cóctel, las blusas blancas, jeans y pantalones negros de buen corte, una falda tubo, una chaqueta de perfecto calce y buenos accesorios como una espléndida cartera, cinturones con finas hebillas, botines y pañuelos o foulards, son todo lo que una mujer necesita para verse espléndida y sentirse elegante y femenina en cualquier momento del día, ya sea para una reunión de negocios, como para una comida o una fiesta. Este año en la Semana de la Moda de Nueva York –ciudad inspiradora de mi colección otoño-invierno 2010– los diseñadores coincidieron en lo mismo: en la simpleza está el buen gusto. Y es que Nueva York es la capital americana de la moda y este evento es uno de los más importantes del mundo. Desde Bryant Park podemos ver dos veces al año todas las tendencias de las distintas temporadas, y este febrero no fue la excepción. Se presentó una espectacular muestra en la que expusieron más de 80 diseñadores y donde primaron las líneas simples y los colores básicos favoreciendo –como siempre– el encanto de la silueta femenina.

Desde la elegante Carolina Herrera hasta la gran diseñadora chilena María Cornejo presentaron dentro de sus colecciones propuestas sencillas. Calvin Klein hizo lo suyo con sus básicas polleras hasta la rodilla y blazers de manga ancha en tonos blanco, negro y gris, mientras que Ralph Lauren aportó con su línea más masculina, en la que los pantalones de montar, las blusas y los chaquetones anchos fueron los protagonistas. Dentro del mismo perfil estuvieron los increíbles botines de Max Azria, los leggins combinados con amplias blusas blancas y cinturones anchos de Alexander McQueen, y la tendencia general de todas las casas de moda al sofisticado regreso de las pieles y los guantes largos. Invitaciones –cómo no reconocerlo– colmadas de elegancia.

La tendencia: simplicidad es igual a elegancia. Una vuelta a los años de postguerra en la que lo básico termina siendo lo más sofisticado. Por eso hago una invitación a observar, a retener lo que pasa afuera y aplicarlo en nuestros armarios. La moda viaja rápido y pronto llegarán a Chile prendas inspiradas en el nuevo movimiento que evoluciona las pasarelas mundiales.

Como mujeres debemos estar preparadas ante el más grande desafío: saber elegir. Captar esta tendencia, pero cuidando los límites. No sobrecargar con accesorios, entender que menos es más y que una blusa blanca con pantalón negro y un sencillo chaquetón con delicadas aplicaciones de piel puede ser la opción más sofisticada. Participar de este regreso a lo sobrio es la clave, y comprender que elegancia es simpleza. Y es esa simpleza la que debemos saber utilizar para vernos espléndidas. La elegancia, por consiguiente, es sin duda la tendencia actual.