Hombres

…César Sepúlveda

No sólo es uno de los protagonistas de Mujeres de Lujo; también es el primer actor en Chile que interpreta a un ?taxi boy?, cuestión que lo tiene bien complicado.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

El actor César Sepúlveda (31), quien interpreta a un prostituto en la teleserie nocturna Mujeres de Lujo, de Chilevisión, me confiesa que le ha costado un mundo asumir su personaje. Es demasiado en muchos sentidos. “Ha sido extremadamente fuerte. Mi personaje es tan sexual, sufriente y conflictivo que llega a ser desgastante. Aunque igual estoy contento, porque le ha ido superbién a la teleserie”, me comenta. Luego confiesa que en lo personal también está pasando por un proceso “ultracomplicado”. Está viviendo la “crisis de los 30”, y eso lo tiene bastante confundido. “Me imaginaba yo que cuando cumpliera 30 iba a estar más consolidado emocionalmente y no es así: tengo casi 31 yme lo estoy cuestionando todo, sobre todo mi indecisión y mi inmadurez”.

–¿En serio? ¿Y para qué te haces tanto problema si no existe hombre alguno que no ande como tú? –le pregunto, segura de que voy a lograr consolarlo un poco. Sacarle una sonrisa por último. Pero la estrategia no sirve. Igual me responde con pesadumbre que se le hace cada día más difícil vivir haciéndose tanto caldo de cabeza. “Nunca sé lo que quiero. Me carga ser tan disperso. Creo que me haría superbién ir al psicólogo y así callar al enano que habita en mi cabeza”, afirma.

–¿Y de verdad tienes a un enano? –bromeo, y ¡por fin!, como de milagro me lanza una sonrisa. Pero en poquito rato igual se achaca, volviendo a su típica cara de joven confundido (como de hombre mirando al sudeste). Su conflicto incluso contamina el área laboral. Dice que ni siquiera al comienzo de su carrera, cuando recién se convirtió en actor de teleseries en Canal 13, estuvo muy decidido con la elección que estaba haciendo. “Nunca estuve claro con respecto a trabajar en la tele. Sólo me resultó y ya. En realidad, lo único que tenía decidido en ese momento era que jamás volvería a ser garzón. Lo fui por cuatro años para pagar mis estudios de actuación y me cansé. Estaba aburrido de que me mandaran y de tener que trabajar mientras los demás se estaban divirtiendo”.

Recordando su entrada al mundo de la TV, me cuenta que lo que más le impresionó del canal cuando recién llegó fue el ambiente social. Estando ahí notó que la mayor parte del equipo pertenecía al mismo mundo ABC1. “Nunca me hubiese imaginado que era así. Que todos venían de los mismos colegios, balnearios y barrios cuicos. Y como yo sólo venía de una familia de clase media de La Florida, me miraban con curiosidad. Yo ahí no era un extraño por ser nuevo en las teleseries, sino porque estaba entrando a una clase social a la cual no pertenecía”, afirma. El tema de las clases le inquieta de verdad. Sigue reflexionando al respecto y declara que lo que más le molesta de Chile es justamente eso, el clasismo. “Este país está demasiado fragmentado y eso simplemente me saca de quicio”, sentencia.