Belleza

¡Qué viva el agua!

La piel necesita lí­quido para mantenerse hidratada y así­ lucir una apariencia más joven y tonificada. Además, nos ayuda a estar en forma: piscinas y playas son ideales para ejercitar el cuerpo en esta época. No hay excusas: es hora de aprovechar todos sus beneficios y sacarle partido.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Los romanos la aprovecharon en sus baños rituales y los turcos en sus sesiones de vapor; desde la antigüedad el agua ha sido usada en rutinas de salud, belleza y bienestar, por su gran poder para sanar y relajar.

El agua es un embellecedor natural que hidrata la piel dándole una apariencia más joven y firme. La necesidad de este líquido en nuestro cuerpo es indispensable para retardar el proceso de envejecimiento, porque si no se tiene el nivel de líquido apropiado, se forman descamaciones y se produce sequedad, tirantez, fragilidad y la aparición prematura de arrugas y pliegues. Si está bien hidratada, en cambio, se ve mucho más vital, tersa y suave.

La piel mantiene su hidratación a través del manto hidrolipídico, que es una secreción natural de agua y aceites cuya función es lubricar, siendo la responsable de la suavidad y elasticidad naturales y de protegerla de las múltiples agresiones externas.

Rodolfo Klein, dermatólogo de la Clínica Klein & Klein, dice: “Las principales causas de la pérdida de agua son la evaporación natural, consumo de cigarro, alcohol, la baja ingesta de agua pura y la edad, ya que con el tiempo disminuyen las glándulas sebáceas que retienen la humedad”. Otros factores que provocan la deshidratación son la mala alimentación, el estrés, los cambios bruscos de temperatura o las variaciones de humedad que se producen por el paso del aire acondicionado a la calle, especialmente en esta época.

Agua en movimiento

Las kinesiólogas de la Clínica Dávila, Marianne Aranda y Javiera Carvajal coinciden en que la práctica de deportes en el agua es muy favorable: “Las propiedades físico-químicas del agua hacen que sea un medio seguro y confortable porque la flotabilidad disminuye la carga sobre las articulaciones, y el ejercicio es más completo porque trabajan todos los músculos del cuerpo”.

Las expertas dicen que realizar ejercicios en agua tiene una serie de beneficios que podemos separar en dos grupos. “A nivel fisiológico, o sea en los distintos sistemas del cuerpo, como el sistema cardiovascular, respiratorio, músculo esquelético, renal, etc.; y por otra parte los psicológicos, que favorecen la liberación de endorfinas que se relacionan con el manejo del dolor, disminución de la ansiedad y sensación de bienestar”, agregan.

Belleza y bienestar

El agua es una gran fuente de salud, ya sea por el poder relajante o por la acción que tiene en nuestros músculos cuando la aplicamos en chorros. También posee poderes beneficiosos sobre la circulación, las articulaciones y los músculos. Según las kinesiólogas de la Clínica Dávila, “el contacto de la piel con el agua entre 36º y 39º provoca vasodilatación, disminuye la tensión muscular y puede ayudar a controlar el dolor. Por otro lado, si la temperatura rodea los 10º provoca vasoconstricción a nivel circulatorio y disminución de la conducción nerviosa, lo que también ayuda a la disminución del dolor”.

Hoy existen diversos centros que ofrecen un abanico de posibilidades para disfrutar de sus beneficios a través de piscinas, termas, saunas, jacuzzis, hidromasajes, watsu y cabinas de hielo. Los spa (salus per aquam) realizan hidroterapia (terapia con agua), los centros termales aprovechan los beneficios de la naturaleza y los centros de talasoterapia se basan en la utilización del medio marino (agua de mar, algas, barro…) y de su clima con fines estéticos y revitalizantes, además de relajar el cuerpo y la mente. Son ideales para personas con várices o de circulación en general.

Hidratar y humectar

Todos los lugares que ofrecen servicios y tratamientos relacionados con agua son beneficiosos; pero el doctor Klein dice que se debe tener ojo porque el agua tiene muchas sales y si uno se sumerge por mucho rato puede deshidratar más la piel al secar el manto graso que la protege; especialmente las piscinas en esta época del año. “Para evitar esto lo ideal es darse una ducha después y aplicar una crema hidratante, y tomar al manos 2 litros de agua al día (no bebidas) porque mejora el flujo sanguíneo, mantiene el equilibrio interno, estimula la producción de más grasa para la capa protectora y se evapora menos”, concluye.

Si queremos ayudar a nuestra piel es clave la hidratación y humectación; el primer concepto corresponde a aportar agua a la piel y el segundo a impedir que esta se evapore. El dermatólogo explica que dentro de los ingredientes que se utilizan, la urea y el ácido hialurónico son un ejemplo de los que tienen una función tremendamente hidratante y que las ceramidas son excelentes para inhibir la evaporación.

En casa

Podemos aprovechar la piscina no sólo para refrescarnos; también para mantenernos en forma. Aquí damos algunos datos para practicar:

Piernas: Ponerse de pie con el agua hasta los hombros, sujetarse de costado en un borde de la piscina y extender la pierna que está por fuera, lo más lejos posible. Repetirlo 10 veces y cambiar de lado.

Brazos: De pie con el agua hasta los hombros, estirar los brazos a los costados y extenderlos hacia arriba hasta llegar al nivel del agua. Realizar 3 sesiones de 10 repeticiones cada una.

Glúteos: De pie en el agua con las piernas abiertas según el ancho de las caderas, doblar las rodillas al mismo tiempo que se mueven las caderas hacia atrás, como si se fuera a sentar; al volver a la posición inicial contraer los glúteos. Repetir las veces que se quiera.

Algunos consejos

-En las mañanas es bueno ducharse con agua entre tibia y fría, para estimular la circulación; los chorros con agua fría sirven mucho. En la noche es mejor un baño de agua tibia o caliente, para combatir la tensión y relajar antes de dormir.

-Una buena alternativa para humectar la piel y mantener impecable el maquillaje es mojársela con un atomizador con agua mineral fría (ojalá recién sacada del refrigerador). Esto además despierta la piel y hace que la sangre circule.

-Después de un largo día, lo mejor es sumergir los pies en agua tibia con unas gotas de aceite de lavanda. Esto ayuda a eliminar el estrés porque aumenta la circulación del área.

-Preparar baños de tina con té de hierbas es una buena alternativa, por ejemplo el toronjil o melisa ayudan a eliminar el estrés, la manzanilla a relajar, la lavanda conduce a un estado de paz y el romero y el eucalipto son energizantes.

¿Dónde ir?

En Canal OM Ocean Resort & Spa, en Los Vilos, ofrecen talasoterapia, que consiste en sumergirse en agua caliente de mar, lo que relaja la musculatura y permite absorber los minerales del agua. También hay piscinas de agua dulce y de mar. Más información en www.canalom.com.

En Spa Mund ofrecen diversas terapias acuáticas, desde aqua spinning, en que todo el beneficio del ejercicio aeróbico que facilita la bicicleta es llevado al ambiente acuático, donde el esfuerzo se mejora y supera notablemente gracias a la acción del agua, hasta hidromasajes con chorros de presión bajo el agua, baños de vapor y watsu. Cardenal Belarmino 1075, Vitacura, www.spamund.cl.

El Hotel Ritz Carlton Santiago ofrece Nature Bath, un hidromasaje en un baño caliente con aguas termales de Bethania, con chorros de agua a presión regulados.