Belleza

Radiante a cualquier edad

El cuidado de la piel varí­a con el paso de los años. Acá algunos consejos para mantener una dermis sana y saludable, especialmente en verano, la época en que más se ve afectada.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Si queremos lucir una piel saludable pese al paso del tiempo, la prevención es clave. Los cuidados básicos son los mismos para todas las edades: limpieza, exfoliación –que sirve para eliminar células muertas–, hidratación y protección solar. Pero cada etapa tiene necesidades específicas y es importante tener en cuenta cuáles son los ingredientes que nos sirven dependiendo de los años que llevamos en el cuerpo.

Es vital –explica la dermatóloga Patricia Cerda– hacer limpieza del rostro dos veces al día, aunque no usemos maquillaje. Esta parte del ritual es esencial especialmente en verano, porque el sol, los bloqueadores, la sal de mar, la arena y el cloro dejan más tóxicos los poros. Si la piel es seca o normal, esto se puede hacer con leche de limpieza; si hay grasitud es ideal con gel o con ácidos que actúan como exfoliantes y penetran mejor.

En verano la exposición a los rayos solares aumenta las posibilidades de padecer envejecimiento del cutis y cáncer de piel. Daniela Saavedra, dermatóloga del Centro de Especialidades Médicas del Hospital del Trabajador, dice: “Las de pieles muy claras deben usar filtros solares de amplio espectro, idealmente FPS 30 omayor; las pieles morenas pueden aplicar FPS 15 o 30, pero no más alto, porque a partir de ese factor no sube de forma significativa la protección contra los rayos UV. También es importante la frecuencia de la aplicación: idealmente hay que hacerlo cada tres a cuatro horas, después de sudar o estar en el agua”.

En cuanto a la piel del cuerpo es fundamental humectarla constantemente, por la deshidratación y sequedad que se produce en esta época. Pero según Saavedra, deberíamos aplicar hidratantes todo el año, especialmente después del baño. El tipo de crema a usar dependerá de nuestro tipo de piel; si es muy seca, conviene usar cremas con urea, por ejemplo.

La doctora Cerda recomienda tomar vitaminas de pepa de uva, que son ricas en licopeno, un potente antioxidante.

20 años, prevenir

Esta etapa es la ideal para desarrollar hábitos de belleza que permitan lucir una piel sana y saludable pormás tiempo. Aunque a esta edad la mayoría de las mujeres no tiene arrugas, una rutina básica de cuidados asegura unmejor futuro. Lo clave es limpiarse la cara en la mañana y en la noche, usar hidratantes y protector solar de rápida absorción para evitar que la piel brille y se ponga grasosa. En el cuerpo, es importante aplicar humectantes diariamente.

Imprescindibles: Crema hidratante ligera con FPS, limpiadoras en espuma, polvos sueltos o maquillaje mineral para controlar los brillos. La dermatóloga Daniela Saavedra recomienda usar cremas con ácido glicólico, desde los 25 años, para evitar o atenuar líneas de expresión.

30 años, corregir

A esta edad la piel empieza a cambiar y requiere más atención: la renovación celular se debilita, la resistencia frente a las agresiones externas disminuye, el rostro comienza a perder luminosidad y firmeza y surgen las primeras ‘patas de gallo’ y líneas de expresión que aunque tenues no se deben dejar pasar: es recomendable comenzar a aplicar cremas en el contorno de los ojos. Además el exceso de trabajo, el estrés y la contaminación influyen en la aparición de bolsas y ojeras.

Lo ideal es exfoliarse una o dos veces por semana y hacer un masaje facial para mejorar la microcirculación sanguínea. Además hay que utilizar cremas para preservar el equilibrio de agua en la piel, antioxidantes para luchar contra los radicales libres y también aplicar protectores solares, elementales para evitar manchas y arrugas prematuras.

También hay que aplicar cremas reafirmantes y antiestrías, porque a esta edad suele haber cambios de peso continuos.

Imprescindibles: Tónico facial para energizar la piel cansada, crema para el contorno de los ojos, tratamientos nutritivos para el pelo, protector solar y reafirmantes corporales. La doctora Saavedra recomienda aplicar ácido glicólico en una mayor concentración que en la etapa anterior.

40 años, recuperar y retrasar

Con el paso del tiempo, las células de la piel se regeneran más lentamente y la dermis pierde firmeza, grosor y elasticidad. Eso hace que se empiecen a notar signos de la edad como la flacidez, deshidratación, arrugas y líneas de expresiónmás pronunciadas. Es en este momento cuando hay que optar por tratamientos más profundos y específicos que contribuyan a acelerar la producción de colágeno y elastina; tengan efecto tensor y mantengan la humedad de la piel. Para lograr un mejor resultado, se deben aplicar con un vigorosomasaje que, además de lograr una buena penetración de los ingredientes, reactiva la circulación sanguínea, fundamental para la tonificación cutánea y muscular.

En este período es importante poner especial interés en la recuperación del pelo, pues a esta edad se empiezan a notar las agresiones que ha sufrido durante años por el tabaco, la contaminación, el estrés y el abuso o falta de cuidados de épocas anteriores con tinturas, mal uso del secador y exceso de sol. Además, para evitar que la piel pierda vida y sea capaz de reactivar su proceso de regeneración celular, lo mejor es exfoliarla una o dos veces por semana.

Imprescindibles: Una crema con ingredientes antiedad y nutrición, un exfoliante suave, un tratamiento capilar para reconstituir, un desmanchador y un producto específico para el cuello y contorno de los labios. La dermatóloga Daniela Saavedra recomienda cremas con ácido hialurónico.

50 años, reparar y revitalizar

Los cambios hormonales en la mujer modifican la estructura de la piel; se deshidrata, se relaja y se vemás apagada. Lo más notorio es el adelgazamiento de la dermis y la relajación de los tejidos: la piel del rostro y cuerpo pierden flexibilidad, humectación y firmeza. Por eso es importante utilizar productos que reactiven la regeneración celular y que tonifiquen, hidraten y difuminen las arrugas. Además, al exfoliar una o dos veces por semana también se ayuda a que las células se recambien oportunamente.

Lo ideal es usar tratamientos reparadores para alisar los rasgos y luchar contra el relajamiento y fragilidad de los tejidos; una buena alternativa son los sérum, que contienen activos más concentrados. Y nunca hay que olvidar la zona del cuello y el escote y las manos, que son los primeros en delatar nuestra edad.

Imprescindibles: Crema y sérum antiedad que potencien la acción de los ingredientes en el rostro, un gel de ducha cremoso para evitar resequedad en la piel, cremas para el cuello y manos, y un producto para el contorno de los ojos con acción antiarrugas y reafirmante. La doctora Saavedra recomienda cremas con retinoides o fitoestrógenos