Hombres

…Gepe

El exitoso artista es una caja de sorpresas. No sólo compone música de películas y toca con otras cuatro bandas, sino que además es simpatizante de los Hare Krishna y un gran interesado en aprender del ocultismo.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Daniel Riveros (27), más conocido como Gepe, es el hombre más ecléctico que he conocido. No les teme en absoluto a las mezclas y sumúsica lo refleja muy bien: combina lo inimaginable: anglo independiente, por ejemplo, con folclor nacional. Y le resulta bastante bien. “Me voy abriendo espacio con la libertad de juntar todo lo que me gusta en una misma receta. Odio los dogmas y las estructuras, me inclino por los primeros respiros de todo”, explica, asegurándome que es lo suficientemente permeable como para nutrirse de todo; de programas tipo Yingo o de películas intelectuales como Teorema, de Pasolini. “Me fascina Yingo porque es bonito, humano. Y porque la gente está vulnerable”.

–¿Y no estarás un poquito crecidito para eso? –le pregunto, y aunque admite que sí, me aclara que igual se queda pegado. “Cuando lo sintonizo me es imposible dejar de ver el televisor”, comenta, y luego me sorprende más todavía, confesándome que siempre ha estado tan abierto a todas las influencias externas que inclusive llegó a formar parte de los Hare Krishna. “Fui simpatizante”.

–¿En serio? ¿Y andabas pelado y todo, bailando en el paseo Ahumada? –le pregunto mientras intento imaginármelo con sus inciensos en la vía pública. Pero me aclara que no llegó a tanto: “No logré la conversión total, pero igual siguen siendo mis amigos. Continúo sumamente enganchado con ellos, los adoro, son mis personas favoritas”, dice, y me doy cuenta de que Gepe llegó bastante abrigado a esta cita que tuvimos un día nublado. Sólo un par de segundos después, cuando apareció el suculento churrasco tomate-palta que había pedido, el que queda mirando como gato a la carnicería, comprendo por qué no pudo seguir esa religión. “Me gusta demasiado la carne para ser vegetariano y el culto me lo exigía. Aunque por un tiempo me alimenté sólo con verduras, luego volví a ser carnívoro. Como carne con gran ansiedad… En realidad soy muy ansioso para todo. Me carga esperar, y por lo mismo odio los relojes, porque me desespera el paso del tiempo”, cuenta como atolondrado. Luego me explica que su carácter ansioso también lo acompaña en la música. “Cuando estoy componiendo me obsesiono hasta la enfermedad. Y así lo logro, cachái. ¿Seré muy raro?”.

…Gepe es así, pregunta ese tipo de cosas y una nunca sabe qué responder. Pero no hay duda de que lo encuentro freak. Sobre todo cuando me cuenta que ahora último le ha dado por internarse en los vericuetos del ocultismo. “Me llama mucho la atención y te prometo que lo estoy investigando. De hecho, estoy leyendo un libro que se titula ¿Qué es el Ocultismo?”, me comenta mientras abre sus ojos inmensos al estilo de Tony Kamo… O tal vez aun más grandes que el propio Tony.