Belleza

Nuestras aliadas siempre

Los ingredientes que podemos encontrar en la cocina son una excelente y económica opción para mejorar nuestra piel. Miles de años de historia avalan su efectividad.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

A Cleopatra no le bastaba con sus baños de leche. La reina del Nilo tenía otro secreto natural de belleza: dormía con una máscara hecha de oro. Hoy siguen existiendo estas pócimas que pesan en quilates, pero lógicamente perdieron el estatus de “secreto casero” de la elite egipcia de antaño y sólo pueden encontrarse en centros especializados. En todo caso, el preciado metal es uno de los tantos productos naturales que ayudan a mejorar el aspecto de la piel. Por algo dicen que la naturaleza es sabia: si hasta un económico pepino puede ser un cómplice ideal para un mejunje artesanal efectivo.

Constanza Góngora, experta en belleza natural y con estudios de cosmética natural y aromaterapia en Madrid, asegura que no hay límite para el uso de las mascarillas caseras, porque son hechas con productos inofensivos, sin químicos ni conservantes.

Algunos ingredientes son nutritivos, como el aceite de oliva y el yogur; otros emolientes y suavizantes (lamiel y la avena); purificantes (la arcilla) y astringentes (jugo de limón). Góngora destaca las cualidades refrescantes y revitalizantes del pepino y explica que la caléndula es ideal para las pieles sensibles de bebés o de embarazadas. La palta, por su alto contenido en aceite, es hidratante –explica– y la frutilla y la mayoría de los frutos rojos, como arándanos, frambuesas y moras, tienen propiedades antioxidantes.

Antes de aplicar las máscaras es importante tener la piel limpia, y si es posible, recién exfoliada, porque se captan mejor los atributos de los ingredientes. Se deben aplicar siempre con movimientos ascendentes (de abajo hacia arriba) y del centro de la cara hacia fuera. Nunca hay que utilizarlas en los ojos ni en las orejas ni en los labios, porque –explica Góngora– esas son zonas de piel sensible y delgada y se corre el riesgo de que se irriten.

Ahora que falta poco para el verano y comienzan a abundar las frutas, seleccionamos algunas preparaciones que ayudan a mejorar la piel del rostro.

El primer paso: exfoliante

Constanza Góngora recomienda mezclar avena con miel y diluirla en un poco de agua caliente. Aplicar y enjuagar con agua tibia. Es ideal para usarla antes de la ducha porque la piel queda muy suave.

Mascarilla iluminadora

Ingredienets

½ palta

1 cucharada de jugo de limón

1 cucharada de nata

2 cucharadas de jugo de zanahoria

Preparación

Moler la palta y mezclarla con los demás ingredientes. Aplicar durante 20 minutos y enjuagar con agua tibia.

Mascarilla nutritiva

Ingredientes

1 cucharada de suero fisiológico (en caso de no tenerlo, mezclar 1 cucharada de agua con una pizca de sal y una de azúcar)

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharada de miel de abeja

Preparación

Mezclar todos los ingredientes y aplicar durante 20 minutos. Enjuagar con agua tibia.

Piel sensible

Esta mezcla sirve para limpiar en profundidad este tipo de piel, sin dañarla.

Ingredienets

1 taza de yogur natural, recién sacado del refrigerador

½ taza de avena

Preparación

Mezclar ambos productos, aplicar durante 15 minutos y enjuagar con agua tibia. Para piel grasa se le puede agregar una cucharadita de jugo de limón.

Piel grasa

Esta preparación sirve para calmar la zona del rostro y neutralizar la piel.

Ingredientes

1 plátano maduro

1 cucharada de miel

1 naranja pequeña o limón

Preparación

Mezclar la miel con el plátano y agregar unas gotas de jugo de naranja o limón. Aplicar durante 15 minutos y enjuagar con agua tibia.

Piel mixta

Esta máscara es ideal para balancear las áreas grasas y secas del rostro.

Ingredientes

2 cucharadas de agua de rosas

1 cucharada de yogur natural a temperatura ambiente

1 cucharadita de miel líquida

6 pétalos de rosa

Preparación

Machacar los pétalos de rosa en un bol, agregar el resto de los ingredientes. Aplicar durante 10 minutos y enjuagar con agua fría.

Piel irritada

Ingredientes

1 pepino de ensalada mediano

1 bolsita de té de manzanilla o una cucharada de flores de manzanilla

1 cucharada de gelatina sin sabor

Preparación

Licuar el pepino sin cáscara. Preparar ¼ taza de té de manzanilla y luego disolver la gelatina. Esperar a que se enfríe y mezclar todo. Aplicar cuando esté completamente frío durante 15 minutos. Enjuagar con agua tibia.

Piel seca

Ingredientes

• ½ taza de frutillas

2 tazas de leche

1 cucharadita de aceite de almendras

Preparación

Poner a hervir las frutillas cortadas por la mitad con dos tazas de leche. Retirar del fuego, hacer un puré y agregar el aceite de almendras. Mezclar bien y aplicar sobre el rostro cuando esté frío. Dejar por 20 minutos y enjuagar con agua tibia.

Para todo tipo de piel

Esta mascarilla sirve para atenuar las arrugas por sus propiedades antioxidantes.

Ingredientes

1 zanahoria raspada

1 cucharadita de aceite de oliva o de almendra

Preparación

Presionar la zanahoria para extraer un poco el jugo, mezclar la pulpa con el aceite y aplicar durante 15 minutos y enjuagar con agua tibia.