Belleza

El “método Villa”

Mantener un pelo bonito y bien cuidado gracias a las entendidas manos de un especialista no es cosa fácil en tiempos de crisis. El director artí­stico de educación de Redken, Sam Villa, pasó por Chile y nos dejó algunos consejos para distanciar esas visitas al salón de belleza.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Con más de 25 años de experiencia, Sam Villa es un estilista poco común. Hijo de un barbero californiano, se graduó como peluquero del Ponce Beauty School y luego montó su propio salón en 1980, el Avant Hair Studio, en San Francisco. A mediados de los 90, comenzó a trabajar con Redken, asesorando a peluqueros profesionales. Y al poco tiempo, se convirtió en el director de educación artí­stico de la marca. Desde entonces no ha parado de viajar por Norteamérica, Europa y Latinoamérica para mostrar tendencias en cortes y colores y, sobre todo, para enseñar su método. El método Villa, podrí­a decirse.

¿La esencia de éste? Lograr una buena comunicación entre cliente y estilista, para que puedan distanciar las visitas al salón de belleza. No suprimirlas, sino evitar que sean tan seguidas para cuidar nuestros bolsillos. Porque si hay algo cierto es que ese peinado maravilloso que ostentamos cada vez que salimos de una peluquerí­a, sólo nos dura lo que queda del dí­a. Pasada nuestra cabeza por la almohada, ya nada vuelve a ser igual.

Precisamente por esto, Villa recalca la importancia de encontrar a un buen profesional, a uno que sea casi un cómplice capaz de entregar tips sobre cómo conservar el corte, el color y la textura adecuada del pelo. “Si la (o el) cliente consigue explicarle bien al estilista lo que quiere, éste deberí­a transmitir esos consejos que permiten mantener un look casi intacto”, dice el norteamericano.

Corte, color y textura. En esos tres aspectos se afirma Sam Villa para transmitir el mensaje de que es posible verse bien sin ir muy seguido al salón de belleza. “La mayorí­a de las mujeres va cada seis semanas, pero si sabemos tratar el cabello en casa, pueden pasar hasta 12 semanas sin tener que volver”, dice.

En su paso por Chile hace poco más de un mes, este hombre dejó una que otra idea.


Tratamiento capilar

El profesional es un convencido de que el pelo, sin importar su largo, requiere cuidados para mantenerse sano y brillante. Tanto los tratamientos con cremas nutritivas –hoy hay muchos con ingredientes naturales, como la avena o la palta– como los productos anticaí­da o antifrizz se pueden aplicar en la comodidad del hogar, siempre y cuando se tenga ojo a la hora de elegir el producto adecuado. Las mismas consideraciones hay que tener en cuenta cuando se elige un champú: los más cí­tricos, por ejemplo, son para pelo graso, y los que provienen de aceites naturales, para el pelo seco. Lo indicado, antes de adjudicarnos el poder de decidir, es pedir asesorí­a a un profesional para que determine cuáles son las necesidades que tiene nuestro cabello. Porque es fácil equivocarse.


El corte

Sam Villa tiene sugerencias a la hora de rendirse ante las tijeras. “Lo que yo sugiero es cortar el pelo un poco más corto de lo que originalmente se habí­a pensado, y con una forma bien definida, para que el corte se mantenga por más tiempo. La mayorí­a va a un estilista por este motivo; si tiene el pelo corto debe ir más seguido que si es largo. Es la única manera de conservar la forma”, asegura. Por otro lado, explica que hay que tener ojo cuando el cabello ya no crece. “Eso sucede generalmente porque está seco, con puntas partidas. Entonces, pierde fuerza y se hace necesario cortarlo. Hacerlo de forma frecuente, aunque sea sólo las puntas, lo hace ver más saludable”, señala.


Color

Por lo delicado que es tener un tono perfecto o que nos haga sentir cómodas, Sam Villa recomienda utilizar productos especialmente pensados para mantener el color y brillo del pelo. Los que no están formulados para cabellos teñidos, arrastran el color, lo que no sólo redunda en la pérdida del tono original, sino también en un pelo seco y con mucho frizz.

Otro dato interesante que el especialista comparte es el que se refiere a la coloración casera. “Si ya lleva tiempo tiñéndose el cabello en casa, cuando empiecen a aparecer las primeras raí­ces no debe aplicarse el producto con la paleta (o el cepillo) paralelo a la partidura, sino en forma perpendicular a ésta. Si se hace como en el primer caso, queda una marca muy notoria apenas emergen las primeras raí­ces. En el segundo caso, es más suave”, explica.


Cuidar la textura

A la hora de secarse el pelo, lo ideal es tener a mano un cepillo redondo grande, porque éste abarca mayor cantidad de pelo y el objetivo se cumple más rápido. Considera crucial, también, tener cuidado con el calor. “Si se pierde el control de la temperatura, se pone muy seco y con frizz (aleonado)Â… El pelo es como un globo: mientras más aire le echas, más se hincha. He ahí­ la razón de por qué tener cuidado de no secarlo en exceso. Yo sugiero el aire frí­o, porque cierra las cutí­culas y hace que el cabello se vea brillante. Lo mismo al enjuagarse el champú: es mejor con agua frí­a, porque da el mismo efecto”, aclara Villa.

Para las mujeres que tienen el pelo rizado natural, en vez de tratar de esconder su volumen, aconseja aplicar productos que lo hidraten y mantengan su forma natural. Una buena manera de lograrlo es con el difusor del secador (herramienta redonda y grande, con puntas) y también con aire frí­o. Mejor aún si se acerca a la cabeza y se gira de un lado a otro para, así­, estimular el volumen en el cuero cabelludo y que se vea controlado a la vez.