Hombres

…Juan Andrés Salfate

Vive en su propio mundo. No ve tele ni lee noticias. Y se opone tanto al matrimonio que no sólo asegura que jamás se casará, sino que también trata de convencer a sus amigos de que sigan eternamente solteros. En lo que sí tiene fe es en los marcianos...

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Juan Andrés Salfate (41) no calza con ninguno de los estereotipos que existen hoy en la televisión: no es musculoso ni deslenguado, ni serio ni intelectual, ni mucho menos un niño bonito del periodismo. Pero este publicista puede convivir con todos ellos, sin verse como chancho en misa, porque, según sus propias palabras, es “extremadamente flexible” y no se deja llevar por prejuicios. “Nunca he prejuzgado a nadie, simplemente digo lo que tengo que decir y me voy. Tampoco soy un animal de televisión, no la veo, no me interesa, no me da ni para seguir las noticias… Soy mi propio editor de contenidos y selecciono lo que quiero ver o leer”, me dice y deja en claro que es absolutamente llevado de sus ideas.

Se da el lujo de vivir totalmente dentro del establishment, pero sin comulgar con sus instituciones. “Nunca he confiado en ellas. Pero la que más detesto es la del matrimonio. Llevo más de 20 años conviviendo con la misma mujer y no pienso dar el paso. Porque siempre que uno se casa algo se malogra. Se adquiere un sentido de la propiedad que me carga. No quiero pertenecer a alguien ni que nadie sea mía”. Salfate es tan contrario a las bodas que también intenta convencer a sus amigos para que sigan solteros. “Les ruego que no lo hagan, porque es completamente absurdo. Es como pedirle permiso a la ley para estar con una persona Como ir a los pacos a constatar lesiones”.

–¿Y has convencido a alguno en tu cruzada?– le pregunto y me responde que no. “Trágicamente, el amor los ha enceguecido, y todos han terminado cayendo en la misma trampa”.

Mi contertulio es bien escéptico en ese aspecto, pero en otras cosas es más crédulo que nadie. Por ejemplo, defiende a brazo partido la vida en otros planetas e incluso asegura que, en un pasado no muy lejano, fue “abducido”. “Lo descubrí en una regresión que me hicieron en el matinal de Canal 13. Al comienzo fue terrible, porque me sentía secuestrado por los extraterrestres, pero luego me alegré cuando entré en su corriente mental y me puse a dialogar con ellos y les expliqué cómo era la Tierra y de qué manera vivíamos las emociones”.

–Mmmh, suena demasiado a película, ¿no será que te estará influenciando mucho el cine?– le digo con mi típica expresión de escepticismo (que no es otra cosa que subirle una ceja, desafiante), pero tanto me jura y re-jura que sí estuvo con marcianos que, al final, le creo.

Como si esto fuera poco, me sale con una última sorpresita freak. Me cuenta que en su adolescencia era tan fanático del breakdance que fue a bailar a Sábados Gigantes. “Fue a los 16 años, tenía el pelo largo y motudo. Ocupé un buzo plateado y saqué el segundo lugar”, dice, tocándose repentinamente su abultada panza… Así, me deja más que claro que con su estado físico actual, no llegaría ni a la mitad de un concurso de ese tipo.