Columnas

Generación Viagra (1)

Sonia cuenta que hay caballeros bien maduros dispuestos a acosar a una joven.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Ocurrió a la salida de la farmacia Galénica, epicentro del carrete de la tercera edad.

Un abuelo se acercó a Ximena con paso enclenque, pero seguro.

–Disculpe, señorita, ¿nos conocemos?– le dijo.

Ximena se descolocó. Estaba en Providencia con Tobalaba y esperaba una pregunta sobre el Metro.

–Creo que nos presentaron en un funeral. ¿Es usted algo de la familia Contreras?– insistió el señor.

Es cierto que Ximena está en esa edad en que, si nos miran, no sabemos si es porque todavía somos atractivas o porque nos quieren robar la cartera. Pero 38 años es muy pronto para que un vejete la aborde en una botica con la chiva de un entierro.

–No creo que nos hayan presentado –respondió Ximena con una sonrisa. No quería herir al galán.

El problema es que, además de experimentado, resultó perseverante.

–¿Espera a alguien?

–Sí, espero a mi cuñada.

Ximena esperaba a Soraya, pero ella es sólo su amiga. Pensó que la palabra “cuñada” podría disuadirlo. Otra vez se equivocó.

–O sea que ahora tiene un compromiso.

–Sí, señor.

–Y más tarde, ¿tiene algún compromiso?

A Ximena le comenzaron a inquietar las razones que alentaron al abuelo a hablarle de esa forma. ¿Le habría llegado el viejazo y los vejetes ya la consideraban una posible conquista? ¿Era el collar de perlas que usaba ese día un afrodisiaco para veteranos? ¿Puede que los milagros de la ciencia (léase Viagra) estén forjando una generación de abuelos confiados, sin Dios ni ley, y decididos a morir con las botas puestas? ¿Estamos, en pleno siglo XXI, todavía destinadas a hombres que doblan nuestra edad? ¿Será, por último, culpa de Francisco Reyes y su papel de cincuentón verde en Dónde está Elisa?

En esto pensaba Ximena cuando arremetió el anciano.

–Perdón, señorita, pero le pregunté si tiene usted más tarde algún tipo de compromiso.

El fin de esta historia será contado en la columna titulada Generación Viagra (2). Mientras tanto, ojo si un abuelito le pide ayuda para cruzar la calle.