Belleza

Concentrado de belleza

Actúan de manera rápida y profunda por su alta condensación de ingredientes activos. Es un verdadero elixí­r de juventud, porque responde a una solución de emergencia contra arrugas, manchas y efectos de la edad.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

En los años 90, unas gotas hechas de suero de caballo revolucionó la cosmética facial. Fueron creadas como cura de urgencia anti-edad y se consideraron un “milagro”. Hoy se elaboran con extractos de semillas de uva, vitaminas o de pepitas de oro, entre otros ingredientes. De todas formas, la fama de los llamados serum (suero en latí­n) se mantiene. Se han creado variadas fórmulas especí­ficas para cada edad y son capaces de reparar la cara más deteriorada y castigada.

Según la dermatóloga de la Clí­nica Santa Marí­a, Emilia Zegpi, los serumson productos muy atractivos “porque no dejan el rostro brillante, dan sensación de frescura al tacto, se absorben de inmediato y permiten adicionar múltiples activos desde vitaminas, antioxidantes y ácidos frutales, entre otros”.

La quí­mico farmacéutico encargada de formación de Vichy, Pamela Nahum, complementa: “Este producto se caracteriza básicamente por poseer una textura liviana (debido a su alto contenido de agua y bajo de aceite) y por contener una concentración más alta de activos. Esta última caracterí­stica es la responsable de su fama de tratamientos de acción rápida o shock”.


¿Crema o serum?

Es difí­cil elegir entre cremas y serum, porque ninguno es mejor ni suple al otro. Ambos trabajan complementándose y multiplicando sus efectos. Por eso, lo ideal es usarlo luego de limpiar la piel y antes de la crema hidratante. í‰sta tiene mayor cantidad de lí­pidos y, si se usa primero, crea una capa externa que no deja pasar al serum y éste pierde su efecto. Se puede utilizar de dí­a, pero lo ideal es que sea de noche, porque es el momento de reparación de la piel, cuando está especialmente lista para absorber todos estos principios activos. Si además se aplica una crema encima (de la misma marca para evitar que sus activos sean incompatibles) su efecto se multiplica.


¿Por qué usarlo?

Pamela Nahum explica que la textura liviana de los serum permite que no quede una sensación oleosa en el rostro. Entonces, este producto se aplica primero y luego la crema hidratante, para finalmente añadir el filtro solar. “Si sumamos a esto el hecho de que a partir de los 30 años ya se empiezan a manifestar los primeros signos de la edad (para lo cual hay que usar otro producto más), la piel puede quedar pesada y, a veces, brillante. Para estos casos, es mejor utilizar un serum hidratante como primer paso, así­ se aplica una ‘inyecciónÂ’ de agua y se prepara la piel sin aportar un exceso de aceites. Luego, se puede aplicar el tratamiento anti edad y, finalmente, un filtro fluido (que vienen incluidos en algunos productos). ¿Qué logramos? Hidratar, tratar y proteger, sin dejar una sensación desagradable ni brillo excesivo en la piel”, concluye.


La clave de los serum

• Son para todo tipo de pieles.

• Su textura acuosa facilita su acción y absorción inmediata.

• A partir de los 30 años su uso es conveniente.

• Debe aplicarse siempre con la piel completamente limpia, antes de la crema habitual.

• Son suficientes dos o tres gotas para cubrir las necesidades del rostro y el cuello.

• Son menos grasosos que las cremas y un poco más caros por su alta concentración de ingredientes.


Recomendaciones

Al aplicar la crema hidratante, lo que se hace es estirar la arruga mientras se hidrata. El serum es un complemento de la crema y, por su concentración de ingredientes activos, hace que el efecto de ésta sea mucho más rápido. Por eso, es importante poner una gota en la punta del dedo, pasarlo por encima de la arruga en el mismo sentido, como si se estuviese rellenando. Después, usar la crema hidratante habitual.

“Cuando aplico más de un producto en el rostro, el orden debe ser desde la texturamás liviana a la más pesada. Así­, por lo general, estos productos o las lociones fluidas, siempre se usan antes de cualquier crema. Lo último en aplicarse previo al maquillaje, sea cual sea su textura (crema, fluido, gel), es el filtro solar”, asegura Pamela Nahum.


Algunos tipos de serum

Hidratante: Ayuda a reducir las lí­neas de expresión y aporta hidratación a pieles muy secas.

Revitalizante: Tonifica los músculos faciales.

Efecto inmediato o de “emergencia”: Borra huellas de cansancio momentáneo.

Alisante: Ataca las lí­neas de expresión marcadas y suaviza la piel.

Antiedad: Para arrugas, manchas o deshidratación ocurridas por la edad.

Tensor: Especial para devolver firmeza al contorno del rostro.

Reparador: Especial para pieles dañadas que apenas se autorregeneran.