Belleza

Maquillaje que levanta

El maquillaje no sólo sirve para “subir” cejas y ojos caídos: también levanta el ánimo y la autoestima. En esta entrevista exclusiva, la famosa maquilladora norteamericana Bobbi Brown, quien acaba de lanzar su quinto libro, muestra sentadores looks creados por ella y revela algunos de sus mejores tips.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

En estos tiempos de turbulencias económicas, hay un gasto –o inversión, según cómo se mire– en el que las mujeres no transan: su maquillaje. Mientras el bajón en las ventas hoy empapa el ánimo de muchas industrias, la mayor parte del mundo de la cosmética arroja cifras positivas, con crecimientos en torno al 10%.

La célebre maquilladora norteamericana Bobbi Brown –gestora de la marca que lleva su propio nombre– tiene una explicación para este fenómeno. “Las consumidoras están gastando más en productos básicos, prácticos. Compran cosméticos que saben que usarán hasta la última gota, como el corrector y los labiales”, dice.

Para ayudar a estas consumidoras a verse lo mejor posible, Bobbi acaba de lanzar su libro Make Up Manual, una guía en inglés que está en los puntos de venta que esta marca tiene en las tiendas Paris de Alto Las Condes y Parque Arauco ($23.500). En sus 200 páginas, plasma 25 años de experiencia y entrega consejos para quienes quieran dedicarse a ser profesionales del maquillaje: desde cómo aplicar bien una base de maquillaje hasta la manera correcta de armar un portafolio, trabajar con fotógrafos y maquillar para pasarelas. “Me encanta que la gente joven se esté interesando en esto. Es una carrera entretenida y gratificante, aunque hay que trabajar duro. Yo aprendí por ensayo y error; un libro como éste me habría ayudado mucho”.

Bobbi ya ha editado otros cuatro libros. El primero, publicado en 1997, se llama Bobbi Brown Beauty y explica cómo alcanzar el look natural que caracteriza el trabajo de esta maquilladora. En Bobbi Brown Teenage Beauty (2000), aborda problemas de la piel adolescente. En Bobbi Brown Beauty Evolution (2002), invita a las mujeres a sentirse regias sin importar su edad. Y en Living Beauty (2007), redefine el concepto de belleza asociado con las mujeres de 40.

–Con tanta información sobre maquillaje disponible en revistas y páginas web, ¿por qué hacer libros?

–Siempre me he considerado a mí misma como una profesora, y escribir libros es una extensión natural de esto. Es una gran manera de enseñarle a mucha gente al mismo tiempo.

 –En tus libros citas a muchas celebridades. ¿Tienes alguna acotación favorita?

–Una vez Lauren Hutton me dio dos buenos consejos. El primero es que los dedos son una gran herramienta para aplicar corrector o base omezclar tonos de labiales. El segundo, que elmejor truco para lograr un look de acabado natural es encontrar tonos que se asemejen al color de la piel.

–Muchas mujeres eligen un tono incorrecto de base. ¿Qué hacen mal?

–Cuando una mujer tiene restos de base en su blusa, es una prueba patente de que se puso base en el cuello para tratar de que el color del cuello combine con el de la cara, y eso es un error. La base debe ser del mismo tono de la piel.

–¿Cómo saber cuándo es del color correcto?

–Hay que aplicar un poco de producto en la línea de la mandíbula y mirarse la cara en el espejo, con luz natural. Si no se ve la base, es el color adecuado. En términos generales, las más amarillas se ven naturales tanto en pieles claras como en las más oscuras. Se deben evitar las de tintes rosados, que pueden generar un efecto de máscara.

–¿Qué otro error cometemos con frecuencia?

–Aplicar corrector sobre las manchas. El corrector es para iluminar los círculos oscuros que se forman bajo los ojos y debe ser uno o dos tonos más claros que la piel. Al usarlo sobre una mancha, llama más la atención hacia ese problema en vez de ocultarlo. Las manchas se cubren mejor con una base de maquillaje en barra, del tono de la piel. No se debe aplicar directamente sobre la mancha, sino con los dedos o un pincel. Luego, hay que dar pequeños golpecitos con la yema de los dedos, para difuminar el producto.

–Dices que el corrector es uno de sus productos más queridos…

–Sí. En estos días, lasmujeres estamos lidiando con tantas cosas (la pareja, la familia, los colegios, el trabajo, los amigos) que cada día nos cuesta más hacernos un tiempo para nosotras mismas. Dormir es fundamental para verse bien y mantenerse sana, pero muchas veces es simplemente imposible contar con las horas necesarias de sueño. El corrector de ojeras puede hacer que te veas como si hubieras dormido ocho horas, aunque sólo hayan sido cinco.

–Ahora que volvió el look ochentero, se ha visto cierto abuso del blush, especialmente en mujeres más jóvenes.

–A menos que uno quiera parecer paso de zebra, no hay que aplicar el blush en una línea horizontal que cruce las mejillas. Para que sea sentador, hay que sonreír y luego espolvorear un poco de producto en las “manzanas” de las mejillas. Luego, se debe barrer el color con el pincel hacia arriba y hacia el nacimiento del pelo, y después hacia abajo, para lograr un efecto armonioso.

–Durante muchos años se dijo que el maquillaje debía combinar con la ropa, cosa que hoy está obsoleta. ¿Se debe escoger el colorido sólo de acuerdo con lo que uno sienta que le queda mejor? ¿O hay otras variables?

–El cuestión de opciones, no de reglas. La mayoría de las mujeres tiene una idea clara sobre lo que la hace sentir confortable y segura dentro de su propia piel. El maquillaje debiera ser un reflejo de eso. De todas maneras, me parece que hacer calzar el maquillaje con la ropa puede ser demasiado “combinado” para la mayoría de las mujeres. Soy una fanática del que se complementa de manera natural con la piel.

–La cirugía plástica parece ser la opción para las mujeres que quieren verse bien y no encuentran una respuesta a sus necesidades en el mundo de la cosmética. En tu opinión, ¿cuándo se justifica pasar por el pabellón y cuándo no?

–La decisión de someterse a una cirugía plástica es profundamente personal; depende de cada mujer. Personalmente, yo he optado por no hacerme ningún tipo de intervención quirúrgica, porque estoy convencida de que se pueden obtener excelentes resultados –y a un costo mucho menor– con el maquillaje adecuado y un buen cuidado de la piel.

–Por último, una pregunta para las chilenas. Por nuestro clima, las mujeres tendemos a tener la piel muy seca. ¿Qué podemos hacer para evitar que el maquillaje se quiebre?

–Es muy importante usar un buen hidratante y una crema de ojos diariamente, debajo del maquillaje. Cuando se tiene poco tiempo, lo mejor es optar por un hidratante con color, que suaviza la piel y da cobertura en forma simultánea.

Maquillaje para fotografías

En su libro, Bobbi explica cómo maquillar para fotos de revistas, donde se suelen mostrar tendencias en vez de información práctica, del tipo paso-a-paso. Para esta foto comenzó soplando polvos sueltos de color lavanda sobre la piel maquillada. Luego, hizo lo mismo con pigmentos dorados, azules y rojos.

 

 

 

 

 

 

La máscara

Para Bobbi Brown, la máscara de pestañas negra es siempre la primera opción; las de otros colores las prefiere sólo para ocasiones en las que se busca un efecto teatral. “En las mujeres de piel más blanca y las que tienen pestañas claras, la máscara es indispensable. Con ella, se enfatiza la mirada. Un encrespador también ayuda”, dice.

 

 

 

 

 

 

El color justo

Bobbi Brown se ha hecho famosa por sus 10 pasos para un maquillaje perfecto, que se completan en sólo 10 minutos. En esta foto, se agregó un color de impacto sólo en las uñas. “Es divertido probar tonos al trabajar con modelos, porque pueden llevar cualquier look. El truco está en saber cuándo parar”, concluye.